Valdeorras

Sigue sin fecha la reapertura de la vía férrea en Sobradelo

Valdeorras

Sigue sin fecha la reapertura de la vía férrea en Sobradelo

En Sobradelo aún podían verse siete vagones descarrilados, en la mañana del viernes.
photo_cameraEn Sobradelo aún podían verse siete vagones descarrilados, en la mañana del viernes.
Dos brigadas de empleados de Adif trabajaban aún en la retirada de los vagones descarrilados

No hay fecha para el restablecimiento del servicio ferroviario en la comarca de Valdeorras. Lo apuntaron ayer fuentes del Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias). "No hay previsión ni plazo", comentaron en la empresa, no sin antes subrayar las dificultades existentes para retirar los vagones que descarrilaron en la tarde del 28 de julio, en Sobradelo (Carballeda de Valdeorras).

Fueron 11 los vagones que se salieron de los raíles de un tren de mercancías que formaban 25 unidades y que circulaba vacío en dirección de la cementera Cosmos, en Toral de los Vados (León). Los operarios de las dos brigadas desplazadas por el Adif al lugar del suceso consiguieron retirar varios, pero no todos. A última hora de la mañana del viernes aún tenían cortada esta línea siete vagones, cuatro de los cuales presentaban un serio peligro de caer hacia el río Sil.

El punto donde ocurrió el descarrilamiento, en una ladera por cuya parte inferior discurren las aguas del Sil está suponiendo un serio problema para los técnicos del mantenimiento de la vía. Con varios vagones inclinados hacia el cauce fluvial y en un espacio muy reducido, los operarios se ven obligados a extremar las precauciones. Tanto es así que no se descartaba la posibilidad de que alguno de ellos acabe cayendo ladera abajo, según apuntaron fuentes próximas a la empresa.

En las últimas horas, los trabajos se centraban en la zona de ladera próxima a los vagones descarrilados, como pudieron observar los vecinos que se detuvieron en la carretera N-536, cuyo trazado pasa por la margen izquierda del río, la opuesta a la del accidente.

Los operarios que trabajan en la retirada de los vagones y el restablecimiento de los raíles y la catenaria dañados en la tarde del martes no son están solos en este tramo de la línea León-Monforte. Renfe envió a este lugar a varios vigilantes de seguridad con la misión de evitar cualquier peligro a posibles curiosos, impidiendo que nadie pueda acceder a la vía en este lugar.


La alternativa: los usuarios van en autobús para sortear el tramo

En Renfe se remiten al Adif cuando se pregunta por la reanudación del servicio ferroviario, con lo que la fecha en la que los valdeorreses podrán volver a subirse a un vagón de tren sigue siendo una incógnita. Mientras ese día no llega, los viajeros continuarán siendo trasladados por carretera, en autobuses que se detienen ante las estaciones ferroviarias para superar el tramo donde ocurrió el accidente.

Los usuarios son llevados en autobús hasta la capital del Bierzo, Ponferrada, para desde allí continuar en tren su viaje. Esta ciudad también es el punto de partida de de quienes se dirigen hacia Galicia para continuar por carretera.

Estos inconvenientes son los que deben afrontar los usuarios de una línea de ferrocarril cuya conservación genera un importante malestar en la comarca de Valdeorras. A la espera de que el Corredor Atlántico Ferroviario comience a ser visible, en la comarca se multiplican las quejas por el mantenimiento de unas líneas que apenas variaron desde su construcción.

Este malestar fue trasladado en varias ocasiones al Ministerio de Fomento. A principios de año, el Adif anunció la licitación de la redacción del proyecto de mejora de la línea, en el tramo comprendido entre Monforte de Lemos y Covas (Rubiá). Con un presupuesto de 3.365.366 euros y prevé la introducción de mejoras, pensando en el diseño del futuro Corredor Atlántico Ferroviario.

Más en Valdeorras