ESCOLA DE FAMILIAS

Innovación educativa: nuevos roles

Más allá de un cambio de metodología de aprendizaje

Innovación educativa: nuevos roles

En efecto, la enseñanza- aprendizaje tradicional se halla limitada en sus propósitos educativos, debido, en parte, a la consideración de una enseñanza dirigida a estudiantes que presentan una cierta homogeneidad de competencias, capacidades e intereses, dando por supuesto que cuanto menor sea la dispersión de esa media, mejor será el éxito y la calidad de la enseñanza propuesta. Sin embargo, esta consideración es un error absoluto, pues lo común no es una media homogénea, sino, que la característica básica es la presencia de una variable heterogeneidad de los estudiantes en relación con formas específicas perceptivas y cognitivas de aprendizaje, presentando, a la vez, diferentes tipos de necesidades de aprendizaje, en mayor o menor intensidad. 

Para solventar estos problemas de afrontamiento en las clases diarias, muchas experiencias docentes actuales han llevado a cabo propuestas innovadoras, la mayoría de las cuales, se han fundamentado en el uso metodológico del aprendizaje cooperativo (AC), en detrimento de la enseñanza expositiva o magistral más tradicional. El problema está cuando se investigan exhaustivamente dichas experiencias innovadoras. En general, muchos de estos estudios innovadores aplicados consisten en formar pequeños grupos de aprendizaje, dividir los contenidos entre los distintos grupos, distribuir el trabajo entre cada miembro del grupo,  construir el aprendizaje asignado y compartir el aprendizaje entre el conjunto de la clase. 

Finalmente, la evaluación es grupal y también individual. No obstante, la visión del cambio educativo únicamente basado en el uso de una u otra estrategia de aprendizaje es un reduccionismo pedagógico, que no responde, además, al propio concepto del AC, el cual se enmarca dentro de un cambio de estructura didáctica, en la cual se desarrollan nuevas relaciones y funciones entre los estudiantes y entre los estudiantes y los docentes, sobre la base de un aprendizaje significativo, basado en los datos, que va necesario afectando al establecimiento de nuevos roles estratégicos de cambio, que impulsan un proceso innovador en la escuela, tanto respecto a la co-enseñanza colaboración docente, como en relación al aprendizaje.

CO-ENSEÑANZA

Así, desde la perspectiva docente, en relación con la co-enseñanza, han de modificarse las funciones y responsabilidades estratégicas de los docentes regulares, los docentes de apoyo y especialistas y del profesorado colaborador, con la finalidad de que trabajen conjuntamente en el desarrollo de la clase, mediante una estructura que enfatiza el poder colaborativo del trabajo en equipo, organizado de la siguiente forma: 

1) Un docente principal o regular de la materia, que ejerce como líder del proceso, el cual también imparte docencia, pero, sobre todo, es el instructor de los roles que asumirán otros profesionales intervinientes en la clase y el director del equipo docente participante en el proceso.

2) Docente de apoyo y/o especialistas, que colaboran en el ámbito del proceso docente gestionado, llevado a cabo en el ámbito de aula regular, mediando a lo largo del proceso de aprendizaje, de acuerdo con las necesidades individuales de los estudiantes: Esta nueva estructura implica un cambio de rol fundamental en la funcionalidad del profesorado de apoyo, lo que exige un incremento considerable de su dotación en los centros, ya que éste dejaría de estar destinado exclusivamente a tareas específicas de aprendizaje, para participar en el ámbito de la educación regular colaborativa. En este sentido, otros profesionales educativos, especialmente, los especialistas en educación social deben incorporarse a las tareas de apoyo en el aula.

3) Docente colaborador, referido a docentes en prácticas y formación, becarios/as y estudiantes de postgrado ayudan, entre otras actividades, a solucionar dudas surgidas en tiempo real, facilitar el desarrollo de habilidades sociales y emocionales, realizar apoyos técnicos en el laboratorio de informática, facilitar ayudas técnicas en línea de las actividades de aprendizaje, proyectos y trabajos.

CO- APRENDIZAJE

Desde la perspectiva de los estudiantes, es necesario fomentar, por supuesto, estrategias basadas en el aprendizaje cooperativo, pero, lo verdadero importante es combinar las metodologías que sean necesarias para facilitar el mayor número de oportunidades adaptadas a todos los estudiantes, a través de modelos mixtos y combinados, que incluyen, entre otras modalidades, las siguientes:

1) Aprendizaje mixto, que combina el aprendizaje en gran grupo, pequeños grupos, grupos binarios, pero también el aprendizaje individual. De forma que puede ocurrir que mientras unos estudiantes trabajen en grupo, otros lo hagan necesariamente de forma individual.

2) Aprendizaje combinado, que utiliza la mediación docente como método de ayuda del proceso de aprendizaje, pero también el método informativo y tutorial. 

3) Aprendizaje en línea. Este aspecto constituye un cambio fundamental, ya que brinda a los estudiantes las oportunidades para desarrollar un aprendizaje individualizado, previamente asignado, siguiendo su propio ritmo y práctica, acorde con las competencias previas.

4) Aprendizaje basado en los datos, a través de evaluaciones sistemáticas del proceso, los cuales son compartidos entre los equipos docentes, mediante el uso las nuevas tecnologías, con el fin de proporcionar una fluidez de la comunicación necesaria para realizar los cambios estratégicos que se consideren oportunos.

En todo este proceso, juega un papel fundamental la formación continuada basada en los datos de la práctica y las necesidades propias de la institución escolar, con el fin de promocionar el desarrollo de docentes instruidos que, a su vez, se conviertan en instructores del equipo de enseñanza.

Pero, una escuela diseñado en el cambio de roles, solo es posible bajo el marco de una estructura de gestión realizada desde la propia administración, liderando dicho proceso de cambio y facilitando las dotaciones de los recursos humanos y presupuestarios necesarios para su implementación. La apuesta por la creación de una red de centros, debidamente dirigida y sistemáticamente evaluada, puede ser el inicio para avanzar en las mejoras de sistema educativo actual, como puede observarse en las diferentes innovaciones educativas a nivel internacional, de forma que la innovación educativa deje de ser una cuestión que forme parte de la voluntad de unos pocos docentes particulares y aislados, lo cual, no deja de ser una labor encomiable, pero es necesario avanzar hacia cambios globales que respondan a las limitaciones actuales.