Celanova

El alcalde de Cartelle negocia la cesión de la fortaleza de Sande

Celanova

El alcalde de Cartelle negocia la cesión de la fortaleza de Sande

Pretende abordar la rehabilitación del BIC, mientras Patrimonio anuncia que evaluará su estado

La Dirección Xeral de Patrimonio Cultural tiene previsto realizar en próximas fechas una visita técnica a la Torre de Sande (Cartelle) después de que la Asociación Europa Nostra incluyera la fortaleza militar, el único Bien de Interés Cultural (BIC) del municipio, en la Lista Roja de Patrimonio señalando que, si bien parte de sus muros se mantienen aún en pie, las importantes grietas registradas en la estructura hacen peligrar su estabilidad.

Técnicos de Patrimonio visitarán la zona para conocer de primera mano el estado real del inmueble, de titularidad privada, si bien fuentes del departamento que preside Román Rodríguez matizaban que "a Xunta non é a propietaria do ben e, polo tanto, tampouco resulta responsable da súa rehabilitación e conservación. En concreto, o artigo 32 da Lei do Patrimonio Cultural de Galicia obriga aos propietarios, posuidores e titulares de dereitos reais dos bens integrantes do patrimonio cultural de Galicia á súa conservación".

Los vecinos asisten apenados al deterioro de su principal seña de identidad, un torreón que en el siglo XII perteneció a Celanova

Desde el Concello de Cartelle, el alcalde, Jaime Sousa, se muestra dispuesto a colaborar en su rehabilitación. "Antes da declaración da pandemia xa había falado con Carmen Leyte (exalcaldesa y senadora) para que sexa ela a que medie coa familia -que reside en Madrid- e ver si hai interese e posibilidade de facer unha cesión. De logralo, mirariamos de pedir unha subvención para a súa restauración e conservación", explicaba el regidor del Partido Popular, quien recordaba que en su día se hizo una memoria de intervención pero que, al tratarse de una propiedad privada, el Concello "ten as mans atadas" para intervenir.


Parlamento


La preocupación por el estado de la fortaleza no es de ahora. En 2017 la asociación ecologista Adega puso el foco en el abandono al que estaba sometido "O Castelo", como lo denominan los vecinos de Sande, llevando el asunto a la Valedora do Pobo. En aquel momento, y ante el expediente en curso, los herederos alegaron que no tenían recursos para hacer frente a la inversión que requeriría recuperar el monumento, pero propusieron la cesión de la propiedad a la administración. A finales de ese mismo año, el BNG de Cartelle lograba el respaldo de la Corporación local para llevar a cabo las gestiones pertinentes en las diferentes administraciones para poner en valor "O Castelo". Ante la falta de noticias, a finales del año pasado, la diputada nacionalista Noa Presas defendía en la comisión de Patrimonio del Parlamento de Galicia la aplicación de la legislación vigente para proteger la torre.

Mientras tanto, los vecinos miran apenados el deterioro de O Castelo, añorando los tiempos en los que estaba casi intacto y, a sus pies, compartían juegos y meriendas. Desde la Asociación de Veciños Castelo de Sande expresaban su intención de apoyar cualquier iniciativa que contribuya a la recuperación de un monumento que es su principal seña de identidad.


Testigo de nueve siglos de historia


Los restos de la Torre de Sande, enclavada sobre un peñasco a 500 metros de altura con inmejorables vistas sobre los cursos fluviales de los ríos Miño y Arnoia, es la herencia que queda de la antigua fortaleza militar que, según la documentación más antigua que se conserva, fue donada en el año 1141 al Monasterio de Celanova por parte del rey Alfonso VII de León, apodado "El Emperador". 

Declarada de Interés Turístico Nacional en 1949 y Bien de Interés Cultural (BIC) en 1994, la fortaleza jugó un papel muy importante en las luchas medievales entre España y Portugal.

El monumento que ha llegado hasta nuestros días consta de una planta rectangular de 6,4 metros por 5,8 metros y unos 13 metros de altura. En la parte superior de la puerta se conserva el escudo de armas del linaje de Sande y la parte superior está coronada por un voladizo almenado, del que todavía se conservan varias ménsulas.