Celanova

Turismo de Galicia aporta dinero para recuperar el entorno de Ponte Freixo

Celanova

celanova

Turismo de Galicia aporta dinero para recuperar el entorno de Ponte Freixo

El puente romano de Ponte Freixo cuenta con una gran importancia histórica. (MIGUEL ÁNGEL)
photo_cameraEl puente romano de Ponte Freixo cuenta con una gran importancia histórica. (MIGUEL ÁNGEL)

Los trabajos de actuación tendrán un presupuesto de 47.000 euros

Ponte Freixo se beneficiará de una subvención otorgada por la Axencia de Turismo de Galicia que ayudará a mejorar el entorno del río Arnoia a su paso por el Concello de Celanova. Está previsto que las actuaciones comiencen después del verano, una vez concluidas las gestiones necesarias para llevarlas a cabo y consistirán en la limpieza de la zona, el acondicionamiento del aparcamiento que da servicio al área recreativa, así como para mejorar el puente romano, señalar y adecentar la ruta que lleva hasta los petroglifos de Freixo. 

Ésta conducirá a los visitantes por los seis petroglifos, que datan de entre finales del Neolítico y la Edad de Bronce, descubiertos en 1998. La subvención permitirá, además, instalar paneles informativos sobre su valor histórico.

Todo el proyecto cuenta con un presupuesto de unos 47.000 euros. De ellos, algo más de 30.000 serán aportados por la Xunta de Galicia mientras que el Concello de Celanova se encargará de aportar los casi 17.000 restantes. "A partida xa está metida nos presupostos deste ano", explica el alcalde de la villa, José Luis Ferro. El objetivo de las actuaciones pasa por "seguir poñendo en valor o inmenso patrimonio de Celanova". En concreto, esta iniciativa se centra en el entorno del puente romano, cuyo valor histórico y arquitectónico lo convierte en uno de los mayores monumentos del municipio, catalogada como Bien de Interés Cultural. "Os historiadores din que conducía ata un pequeno campamento romano situado en Cartelle", en palabras de José Luis Ferro. 

El arreglo y acondicionamiento de Ponte Freixo es una demanda que Celanova arrastra desde hace años entre vecinos y pescadores. La maleza y las agresiones humanas habían deteriorado tanto la propia infraestructura como el entorno, muy frecuentado en los meses de verano.