Celanova

Los vecinos de Cartelle tras los terremotos: “Cada día son máis fortes, un día vaise abrir o chan"

Celanova

crónica

Los vecinos de Cartelle tras los terremotos: “Cada día son máis fortes, un día vaise abrir o chan"

Las reacciones ante el terremoto fueron el tema más comentado de la jornada en Outomuro.
photo_cameraLas reacciones ante el terremoto fueron el tema más comentado de la jornada en Outomuro.
Cartelle vivió en la madrugada de este jueves el terremoto más intenso de la provincia en dos décadas

"Pensei que me caía a casa". Esa fue la frase más repetida durante todo el día de este jueves en Outomuro. Pasaba algo más de media hora de la medianoche cuando un temblor de magnitud 3,3 sacudió la tierra en Cartelle, un golpe con epicentro en la aldea de Gueral de Arriba tan fuerte que llegó hasta municipios limítrofes como Gomesende o Celanova. Han sido muchos los terremotos registrados en la comarca a lo largo de este año, una cifra que cada vez se aproxima más al centenar, pero "este foi moi forte". A pesar de que los temblores en la tierra de Cartelle llevan meses apareciendo en los medios de comunicación, muchos vecinos no los habían notado hasta la madrugada del jueves. Esa misma noche se registraron otros tres terremotos, de menor intensidad, en A Merca y la Baixa Limia.

En los últimos meses han registrado decenas de pequeños terremotos en la Terra de Celanova, algunos incluso de mayor magnitud en la escala de Ritcher, como el que sacudió la capital comarcal a mediados de agosto –que anotó 3,4–. Pero el de la pasada noche en Cartelle ocurrió a solo 15 kilómetros de profundidad, lo que provocó que la intensidad alcanzase el nivel IV, a diferencia de otros de mayor magnitud que se produjeron en zonas más profundas y sus efectos llegaron más debilitados a la superficie. Por todo ello, ha sido el terremoto más intenso en la provincia desde 1998, cuando el municipio vecino de Quintela de Leirado vivió un seísmo de magnitud 3,6 e intensidad IV. En el apartado de magnitud, el más potente de las últimas tres décadas fue el registrado en Sarreaus en 1989, que llegó a los 3,8 en la escala de Richter.


Diferentes reacciones


Todavía con el susto en el cuerpo, los vecinos se lo están tomando con filosofía debido a la frecuencia con la que se registran. "Cada vez son máis fortes, un día vaise abrir o chan", explicaban con humor. Otros habitantes de Cartelle se muestran más acostumbrados asegurando que "isto pasou toda a vida, ás veces a terra ten que asentar". Sin embargo, todos coinciden en que "ultimamente hai moitos". Pero quienes lo sienten siempre son los animales. "O meu can estivo ladrando toda a noite, antes e despois do terremoto", contaba una vecina. Algunos mayores, ya en cama a esas horas, sintieron cómo les temblaba todo el cuerpo.

Desde el Concello se encuentran en contacto permanente con el Instituto Geográfico Nacional, quien les ha indicado que la frecuencia de los últimos meses y la subida de intensidad en este último temblor no significa que vaya a llegar un gran terremoto, aunque algunos vecinos alertan: "Estase achegando". Tan solo en el último mes, los pequeños terremotos registrados en la zona han superado la treintena y más de 70 en lo que va de año.


El terremoto se sintió en A Cañiza, Ribadavia, Ourense o San Cibrao


El terremoto de este jueves de Cartelle se sintió en localidades como Ribadavia, Ramirás, Vilariño, San Cibrao das Viñas o la propia capital provincial. También vecinos de A Cañiza, ya en Pontevedra, notaron los efectos del seísmo. 

Y como ocurre con todo aquello que se sale de lo ordinario, el terremoto fue ampliamente comentado en las redes sociales. En Twitter, algunos vecinos aprovecharon para mostrar su reacción. El pensamiento de que "se me caía la casa" fue también aquí uno de los más comentados. Pero fue WhatsApp el que más movió las reacciones de los vecinos. "En canto pasou xa empecei a preguntarlle á miña familia e ós meus amigos se tamén o notaran", decía una joven de Outomuro. "A min empezaron a chegarme mensaxes e xa case non durmín", comentaba otra. Las reacciones no se hicieron esperar y, a pesar de que el terremoto se produjo bien entrada la noche, los comentarios corrieron como la pólvora.

Más en Celanova