Monterrei

El padre del bebé sobre el traslado de Verín al CHUO: "Lo que puede pasar es una auténtica aberración"

Monterrei

Sanidad

El padre del bebé sobre el traslado de Verín al CHUO: "Lo que puede pasar es una auténtica aberración"

El paritorio vacío del hospital de Verín. (Foto: Paula Palomanes)
photo_cameraEl paritorio vacío del hospital de Verín. (Foto: Paula Palomanes)
El padre del recién nacido afirma que el parto en Verín fue "maravilloso" y critica el trato recibido en el CHUO

La mujer que esta madrugada ha dado a luz en el Hospital de Verín a pesar del cierre del paritorio cumplió los nueve meses de gestación este lunes. Aunque el parto puede llegar hasta las 42 semanas, esta vecina de Verín empezó a romper aguas en la madrugada del miércoles, por lo que se dirigió al Hospital de Verín. 

"Tras una primera valoración vieron que ya tenía 4 cm de dilatación. La matrona de guardia llamó al ginecólogo de guardia y en una segunda valoración comprobaron que en un espacio de 15/20 minutos había dilatado otros dos centímetros y pocos minutos después casi a ocho", señala el padre del recién nacido. "Se tomó la decisión de no trasladar a mi pareja por el riesgo de que pudiese dar a luz en el camino. Nosotros estábamos siendo bien atendidos y le dijimos que sin problema, que para adelante", añade.

Un parto "rápido y maravilloso", así lo describe este padre primerizo

Con el cierre del paritorio, fue necesario que se trasladara un pediatra de guardia desde Ourense a Verín. "Vino después. No nos lo dejaron ni 10 minutos. Pusimos al niño en el pecho de la madre, estaba intentando coger el pecho y se lo quitaron. Le pedimos que lo dejara con la madre dos horas, que era lo que iba a estar en observación la madre. Pero nos dijo que no", continúa el padre del bebé. La explicación que le dio la pediatra fue "que tenía que documentarlo en Ourense".

En cuanto a la madre, fue trasladada a las urgencias ginecológicas del CHUO sobre las 9,30 horas de la mañana. La mujer, que había recibido puntos de sutura, estuvo "dos horas" en una silla de ruedas "vieja, en el pasillo", señala su pareja. "No decía nada hasta que empezó a marearse. No tuvimos habitación hasta las 12 de la mañana y el problema es que ahora parece que el niño no quiere coger el pecho". Además, el pediatra no sabía que la madre del bebé estaba en el CHUO. "Lo que puede llegar a pasar es una auténtica aberración", señala el joven.

Para el padre, "el trato en Verín fue la excelencia. Yo soy imparcial a todo, de hecho, yo tenía sanidad privada nunca había ido a la pública, lo que vivimos allí fue maravilloso, todo lo contrario de lo que nos ha pasado aquí en Ourense".