Monterrei

San Antón y Entroido, de la mano

Monterrei

CRÓNICA

San Antón y Entroido, de la mano

Verín celebró este viernes su tradicional romería de San Antón. La lluvia dio una tregua para que los cigarrones pudieran hacer su primera aparición del año y decenas de mascotas recibieron la bendición del santo. 

En la romería de San Antón de Ábedes, en Verín, conviven dos celebraciones: la religiosa y la que se disfruta en el monte, en familia y con un buen chorizo asado. "Non me fagas barullo na misa", le grita el sacerdote verinés Óscar Martínez a uno de los jóvenes que se divierte, entre amigos, a los pies de la capilla en la que se oficiará la eucaristía. "Ven tomarlle algo antes, Óscar", le replica, entre bromas, el chico. 

San Antón es un día grande en Verín. Y lo es para los devotos y para los que no lo son tanto. Y es que la bendición del santo, como dice Marisa Prada, "no le hace mal a nadie" y sí mucho bien a los animales. La vecina de Cabreiroá acude todos los años a Ábedes con su perrita Perla, de seis años de edad. Como ella son decenas los dueños de "peludos" que suben hasta la capilla para que sus mejores amigos de cuatro patas reciban el agua bendita. 

A Zoe, una pequeña y nerviosa yorkshire, su familia la trae desde hace muchos años. Una operación estuvo a punto de costarle la vida y su dueña decidió "ofrecerla" a San Antón para curarla. Desde entonces, y tras la ayuda del santo, siempre ocupa la primera fila. Toñita, de cinco años, celebra su "cumpleaños" según cuenta Luis Congil, quien la adoptó, tal día como ayer-, en la romería verinesa. Míster, por su parte, es otro de los fieles. "Siempre vengo por él y San Antón siempre me ha ayudado. Este santo es el que más me tira, fíjate, a veces también le pido por mí", cuenta su dueña. 

Seis párrocos ofician la eucaristía con San Antón al frente. La Real Banda de Gaitas de Verín acompaña la celebración, del mismo modo que anteriormente acompañó la procesión del santo desde el centro de Ábedes. La lluvia siempre da tregua para que las familias y los grupos de amigos disfruten de un día de comida, bebida y fiesta en el campo. 

Pero en San Antón hay otros protagonistas que despiertan interés. Son los cigarrones, que hacen su primera salida "oficial" del año antes de la celebración del Entroido. Manuel Rúa es uno de los primeros en enfundarse el traje. "Hoy es el primer día que un cigarrón se puede vestir completamente", explica. "Creo que todo el mundo está deseando que llegue este día para poder hacerlo, lo que pasa es que muchos lo harán de tarde ya que es como se hacía antiguamente", añade. 

La figura del Entroido verinés llena el monte de sonido -el de las chocas-, y también de color y espectáculo. Del mismo modo, algunos pequeños se animan a ponerse el cinturón y la zamarra. "A partir de hoy saldremos todos los domingos y algún jueves a correr por nuestro pueblo. Se empieza a entrenar ya de cara a la próxima celebración del Entroido", cuenta Manuel Rúa. 

Al monte de Ábedes también llegan ciclistas y otros deportistas. La celebración continuará todo el día y hasta la caída del sol. La agrupación "Los Támega" tocará las últimas notas.