O Carballiño

La feria de Carballiño recupera su pulso

O Carballiño

Feria

La feria de Carballiño recupera su pulso

El textil y las plantas compartieron espacio. (FOTO: MIGUEL ÁNGEL)
photo_cameraEl textil y las plantas compartieron espacio. (FOTO: MIGUEL ÁNGEL)
La feria de Carballiño recuperó ayer, tras el estado de alarma, los puestos de textil y calzado. Los vendedores mostraban su satisfacción porque ocuparon los mismos lugares y porque la gente los echaba en falta.

Ni siquiera fue necesario recurrir a la ocupación de otras calles para que la feria quincenal de Carballiño volviese a la normalidad, con el tan deseado regreso por parte del público de los puestos de textil y calzado. Acudieron la práctica totalidad de los ambulantes habituales de antes de la pandemia del covid-19, que expresaban su satisfacción porque "estamos ocupando los mismos lugares de antes; teníamos miedo que nos trasladaran", manifestaba Nestor González, vendedor de calzado instalado en la Praza Maior, quien aseguraba que había sido una jornada "bastante buena. La gente tenía ganas de feria, ya tenían ganas de vernos". Lo que corroboraba Lucía Pinto, de textil, que igualmente se mostraba satisfecha porque "esta es una de las mejores ferias".

ma_2020_06_30_719_resultado

Una mujer en uno de los puestos de calzado, ayer en Carballiño. Foto: Miguel Ángel

Aunque el concello barajó inicialmente ocupar otras calles como Venezuela para cumplir con la norma del metro y medio de separación entre los puestos, finalmente señalaba la concejala de Servizos, Rosa Fuentes, que no ha sido necesario, pese a que solamente faltaron en torno a 10 ambulantes de los casi 150 registrados, la mayoría del "rianxo" porque ya habrían hecho su negocio en los últimos mercados en los que no se había autorizado todavía la presencia del calzado y textil.

De esta forma, la feria se ubicó en los lugares habituales de la Praza Maior, Julio Rodríguez Soto, calle Uruguay, avenida del Balneario y Praza Inmáns Prieto. "Só se ampliou un pouco a ocupación nesas mismas rúas e prazas e foi suficiente para gardar o metro e medio de distancia, colocando en algúns casos os toldos a modo mampara de separación", apuntaba Rosa Fuentes.

ma_2020_06_30_724_resultado

Los ambulantes, según matizaba la concejala, cumplieron escrupulosamente con las medidas establecidas contra el contagio del coronavirus utilizando hidroalcohol y mascarillas. Para que todo se desarrollase adecuadamente, la Concejalía de Seguridad, en colaboración con la de Servizos, también reforzaron los controles para que las normas se cumpliesen y para evitar a los incontrolados ilegales. De esta forma, si lo habitual es la presencia de una pareja de la Policía Local, en esta mañana de feria se dispuso de seis agentes, entre policías, auxiliares y el jefe de servicio.

"Non foi un gran feirón porque faltaron clientes, algúns pode ser que por medo ao contaxio e outros porque se fixo pública a feira o día anterior, pero os vendedores estaban contentos", apuntaba Rosa Fuentes.

En estos momentos, el concello cuenta con 60 nuevas solicitudes de ambulantes y los responsables municipales proyectan trabajar en una nueva ordenanza para dar cabida a más puestos. Para ello, no descartan ocupar alguna más de las calles perpendiculares con la avenida del Balneario.

ma_2020_06_30_720_resultado

Ese es uno de los motivos que impulsan la nueva ordenanza, aunque Rosa Fuentes apuntaba también a otro no menos importante y que tiene que ver con el control de los residuos. "Ademais da correspondente multa económica por deixar restos nos espazos públicos pretendemos sancionar tamén coa prohibición de asistir a seguinte feira e á terceira infracción, incluso prohibir que volva o infractor", explica la edil, que espera contar con la nueva ordenanza entre septiembre y octubre próximos.