O Carballiño

Fumega declarará ante el juez por un edificio sin derribar

O Carballiño

Fumega declarará ante el juez por un edificio sin derribar

El alcalde de Carballiño, Francisco Fumega, está llamado a declarar en calidad de investigado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 2 de Carballiño y dentro de las diligencias previas abiertas a raíz de que no se ha ejecutado una sentencia del año 2008 que ordenaba el derribo de la última planta de un edificio.

Transcurridos 12 años, un vecino de la villa ha presentado una denuncia por supuesta prevaricación contra el actual regidor, ya que el edificio situado en el centro de la villa, con fachada a la calle Rosalía de Castro y a la Alameda, permanece intacto, aunque nunca llegó a ser ocupado.

Francisco Fumega confirmaba ayer que tenía la citación del Juzgado para el próximo 1 de diciembre, pero su abogado ha solicitado un aplazamiento, por cuyo motivo todavía no sabe la fecha en la que comparecerá. 

NOTIFICACIÓN

Fumega asegura que no tenía constancia de la situación de ese edificio y que "xa lle notifiquei ao propietario que ten que proceder ao derribo", al mismo tiempo que asegura que en ningún momento ha dado ningún paso encaminado a su legalización, por cuyo motivo considera que esta denuncia tiene una motivación "política".

"Aínda non me chegou a notificación pero eu non tiña constancia deste asunto", puntualiza. Asimismo, afirma que ahora ha comprobado que el Concello ha estado imponiendo reiteradas sanciones al propietario para obligarle a que cumpla la sentencia, pero que por el momento no ha hecho nada al respecto.

El exceso de volumen es el motivo por el que la sentencia fue desfavorable al propietario en torno al año 2008. La denuncia había partido por aquel entonces del BNG, que ganaba el contencioso cuando se ordenaba el derribo de la última planta, el ático habitable construido de forma irregular.

El propietario optó por abonar las sanciones anuales impuestas por el Concello de Carballiño y no materializar el derribo que le imponía la sentencia.

Después de 12 años, un vecino de Carballiño presentó una nueva denuncia por supuesta prevaricación por parte del actual alcalde, Francisco Fumega, que el regidor achaca a "motivos políticos", aunque no quiso hacer referencia a los mismos.

Más en O Carballiño