O Carballiño

Un plan convertirá la travesía de Compostela en vía urbana

O Carballiño

Un plan convertirá la travesía de Compostela en vía urbana

Uno de los problemas de la vía es la delimitación y el ancho de carriles, que confunden a los conductores.
photo_cameraUno de los problemas de la vía es la delimitación y el ancho de carriles, que confunden a los conductores.

El proyecto de la Policía Local y el área de Seguridad será presentado a la Cotop, titulares de la calle

La Policía Local de Carballiño y el departamento de Seguridad del Concello ultiman un proyecto que reformará la travesía de Compostela, una de las arterias principales del municipio, para convertirla en una vía urbana e incrementar la seguridad de este espacio, tanto para vehículos como para peatones. El problema con estas vías es que son de titularidad de la Consellería de Ordenación do Territorio e Obras Públicas (Cotop) y que las modificaciones requieren acuerdos entre administraciones. 

Esta travesía, la carretera OU-206, tiene una longitud de 1,5 kilómetros, desde el cruce de Cuatro Caminos hasta la entrada del polígono industrial. "O gran reto que temos nos concellos é integrar estas vías no entorno urbano, con intervencións que nos fagan ver que cirlculamos por unha calle e moderemos as precaucións", declaró Francisco Valeiras, jefe del cuerpo de la Policía Local. En esta línea están enfocadas las actuaciones que se prevén realizar. "Entendemos que nalgúns tramos deberíase reducir a 40 o límite de velocidade, onde está máis poblado", declaró Valeiras, que también consideró que un aumento de pasos de peatones sería "moi necesario". 

Otro de los puntos en los que falla esta carretera es en la señalización y en "facilitar giros, tanto en algunos accesos como en entradas a garages". Según el jefe de la policía, actualmente se permiten algunas incorporaciones a la vía que ralentizan el tráfico y provocan situaciones de peligro, como en la entrada a la rúa Camiño da Fonte. En la parte superior de la carretera, el acceso a garages o la incorporación a algunas vías secundarias no se puede realizar desde el carril contrario, una situación inoperativa para zona urbana.

En el tramo superior de la vía hay algunas deficiencias como el ancho de los carriles, que alcanza los cinco metros, frente a los de tamaño estándar que rondan los 3,5 metros. Con la reducción de este espacio, además de evitar la confusión de los conductores al pensar que hay tres carriles, se crearían plazas de aparcamiento en sentido espiga. "Son moi necesarias en puntos de gran congregación de xente, coma o campo de fútbol ou o centro educativo, e os máis afectados son sempre os veciños", explicó Valeiras.


Una reforma que reducirá los problemas de velocidad


Las calles más conflictivas que hay en Carballiño, en su mayoría, son travesías, como en el caso de la avenida de Compostela. En estas zonas conviven una gran cantidad de residentes con un tráfico abundante, al tratarse de los principales accesos al municipio. Otros de los casos más llamativos en los que también se produce esta problemática, según la Policía Local, son la rúa Ourense y la avenida 25 de Xullo. En todos estos casos, los conductores incurren en un exceso de velocidad, superando los 50 kilómetros por hora marcados, motivados por las condiciones de las propias vías, anchas y con una longitud que ronda un kilómetro.

El jefe de la Policía Local aseguró que sería necesario hacer algún cambio en estas vías que lograra retener en tráfico en varios puntos, como añadir alguna incorporación o giro. En la avenida 25 de Xullo, la única en la que se implantaron varios cambios, se redujo parte de este problema al prohibir el acceso a la rúa Otero Pedrayo y facilitarlo a la rúa Ben Cho Shey, donde se evitaron los accidentes por alcance. Aún así, no se consigue evitar que los coches lleguen a gran velocidad a la rotonda de acceso a Maside.

Más en O Carballiño