La Región

SUCESO

Tiroteo y persecuciones por carretera en Castrelo de Miño

La Guardia Civil busca a cinco personas que se dieron a la fuga en tres coches tras los disparos

La vivienda quedó precintada ya que es objeto de investigación (MARTIÑO PINAL).
La vivienda quedó precintada ya que es objeto de investigación (MARTIÑO PINAL).
Tiroteo y persecuciones por carretera en Castrelo de Miño

El ruido de disparos alarmó en la noche del pasado lunes a vecinos de la localidad de Prado, en Castrelo de Miño, cuando se encontraban en sus viviendas. El suceso ocurrió al filo de las once de la noche cuando, según los testimonios recabados, estacionaron dos vehículos delante de una casa que su propietario alquiló a tres personas que la habitan de manera esporádica.  De uno de los coches, un modelo Fiat, bajaron los tres inquilinos citados para entrar en la vivienda. El otro es un Renault Clío, con dos ocupantes, y que con toda probabilidad seguía al anterior.

Los testigos oyeron en ese momento un intercambio de insultos y disparos. A continuación, y tras subir de nuevo a los automóviles, se inició una persecución entre ambos por la carretera que une Prado con Castrelo y en la que continuó el tiroteo. En ese momento, apareció un tercer vehículo, modelo Mercedes, también en sentido Castrelo, mientras el Fiat finalmente enfilaba la carretera hacia la ciudad ourensana. Los vecinos de Prado alertaron a la Guardia Civil y un grupo de agentes entró en el inmueble señalado, pero se vieron obligados a salir afectados con síntomas de intoxicación y algunos vomitando, ante la presencia de algún tipo de sustancia tóxica.

Por este motivo, se dio aviso a la Agrupación de Bombeiros de O Ribeiro-Carballiño y GES de Ribadavia. Los efectivos  se desplazaron a Prado y, tras una exhaustiva inspección del interior de la vivienda, concluyeron que no se había producido ninguna fuga de combustible de calefacción, pero que posiblemente se hubiese liberado un fluido como gas pimienta, con el que rociaron la casa.

La Policía Judicial abrió una investigación sobre los hechos, tomando declaración a los vecinos y recogiendo, para su análisis, los casquillos de los proyectiles utilizados en el tiroteo. Ayer buscaban a cinco personas en toda Galicia.

Un posible ajuste de cuentas

Las primeras pesquisas de la Guardia Civil condujeron al hallazgo, en la carretera donde se produjo la persecución, de un horno microondas que con destrozos. 

Asimismo, la Policía Nacional dio el alto posteriormente a un vehículo de similares características al Renault Clío de los hechos en Vistahermosa (Ourense). Sus ocupantes fueron reducidos, si bien no se correspondían con los supuestos protagonistas del incidente ocurrido en Castrelo. Las investigaciones se centran en un posible ajuste de cuentas. El alcalde de Castrelo, Esteban Suárez, que se desplazó a Prado en la misma noche del lunes, señaló que "por sorte, os veciños non sufriron dano ningún". En el Instituto Armado no descartan que uno de los implicados en el tiroteo resultase fuese alcanzado por una bala, dado que en la carretera había restos de sangre.