Zona COB

Un COB mejorado, a medias

Zona COB

LEB Oro

Un COB mejorado, a medias

Cameron Oluyitan deja una bandeja en el aro del COB.
photo_camera Cameron Oluyitan deja una bandeja en el aro del COB.
El equipo ourensano jugó bien en ataque pero recayó en su problemas de balance defensivo y de rebote que lo condenaron ante un Oviedo más intenso 

Mejor en ataque y estancado en defensa. Algo es algo, aunque sepa a poco, para un COB  que sale de Oviedo resignado a pelear por la permanencia en la segunda mitad de la temporada, pero convencido de haber entrado en la dinámica correcta para conseguirla. 

El objetivo de competir los partidos parece haberlo conseguido. Un paso adelante que le dio para ganar al Cáceres hace una semana y para obligar al Oviedo hasta el último minuto ayer. Una mejoría sobre todo ofensiva. En Pumarín el COB quizá jugarse su mejor partido en ataque desde la jornada inicial en Valladolid. Con un baloncesto menos masticado, más fluido. 

Con viento de cola, salió disparado en el primer cuarto y llegó a tener 11 puntos de ventaja (9-20) gracias a un equilibrio impensable hace solo dos semanas. En la zona Aaron Menzies (3 puntos) y Arkeem Joseph (5) sumaban y el perímetro tenía el acierto habitual (3 triples). Además, en defensa solo concedió dos rebotes ofensivos y apretó en las ayudas y en el balance hasta ser claramente superior a un rival perdido en ataque.

Un guión que duró lo que tardó Marc Eddy Norelia en entrar a cancha. El pívot haitiano del Oviedo subió la intensidad de su equipo y de la mano fueron llegando sus compañeros.

A base de triples maquilló sus problemas en ataque el Oviedo y atrás las permisividad arbitral con los contactos fue poco a poco agachando la cabeza de los jugadores ourensanos.

El partido se fue volteando irremediablemente con el paso de los minutos. Un Oviedo cada vez más intenso y un COB menos consistente. De ganar por 11 al final del primer cuarto pasaron a perder por 11 al inicio del último (71-60) sin grandes diferencias en los grueso el juego, pero con detalles diferenciales.

Al COB le queda claro que la asignatura defensiva sigue estando verde. Por falta de garra, concentración o veteranía, pero regaló una y otra vez puntos al contraataque al Oviedo. Además, por físico ,fue también inferior en el rebote en los minutos decisivos. Ahí se inclinó la balanza.

Perdió por 8 puntos de diferencia pese a conceder 12 puntos al contraataque y ser abrumadoramente inferior en las zonas. 48 puntos por 26. Esa fue la clave.

Puntos de segundas opciones de Norelia y Kabasele, de calidad y algo de "bula" arbitral de Arteaga, pero sobre todo de debilidad en el uno contra uno en el perímetro y en el balance defensivo. En un partido tan igualado, el Oviedo encontró canastas sencilla demasiadas veces.

Un buena lista de defectos que obligatoriamente tiene otra casi igual de méritos para que el COB llegase con opciones de victoria.

Los triples de Van Wijk en el final del segundo cuarto y los cinco que metió Adonys Henríquez en la segunda mitad son buena parte de ellos. Pero también que ahora el COB ya no se descompone si lo zarandean un par de minutos ni depende de nadie. Ahora juega bien al baloncesto, encuentra buenas posiciones y castiga.

Menzies y Brito salen de inicio, pero queda claro que Navarro y Joseph son los titulares. Úriz ya no tiene que hacerlo casi todo y el banquillo suma cuando sale. Pasitos cortos para empezar a caminar a los que además le han llegado relevos que ayuden a correr.