Ourense

Restricciones en Ourense | La provincia vuelve a la vida: "Que no nos cierren más"

Ourense

Crónica

Restricciones en Ourense | La provincia vuelve a la vida: "Que no nos cierren más"

La hostelería, los gimnasios y los hoteles recuperan la actividad tras más de un mes de restricciones máximas. Los clientes, por su parte, no faltaron

La provincia vuelve a la vida después de más de un mes a medio gas. La mayoría de los límites perimetrales desaparecieron y la hostelería, los gimnasios y los hoteles recuperan su actividad, tras el inicio de la desescalada de las restricciones máximas impuestas por la Xunta en las primeras semanas de enero. 

Pronto se cumplirá un año desde el inicio de la pandemia, periodo en el cual el sector servicios ha afrontado sucesivas limitaciones: el confinamiento de marzo a mayo, el cierre de octubre a diciembre, y el último, de enero hasta ayer. Los negocios, pese a todo, mantienen la ilusión y dan cuenta de las ganas de trabajar, pero reconocen la preocupación ante la posibilidad de una cuarta ola del virus. 

La respuesta de los clientes, por su parte, fue mejor de la esperada y para muestra, el aspecto que lucían ayer las terrazas, ya a primera hora de la mañana. "Teníamos muchas ganas de poder abrir otra vez, y la clientela también, ya tenemos algunas reservas para el fin de semana", explica Luis González, del restaurante O Pingallo, en pleno Casco Histórico de la ciudad. "Esperemos que sea la última vez que nos cierran", añade. "Eu só quero traballar", remarca Rafael González, gerente del Gimnasio Orensano de Alto Rendimiento (Goar), ubicado en el barrio de O Couto. 

Aperturas atrasadas

Por ahora, los aforos limitados impiden que la vuelta sea la deseada. En muchos casos, los dueños de los negocios han decidido posponer la reapertura, para ver la respuesta del público estos días y esperar a que la provincia avance en el plan de desescalada. Bares, restaurantes, hoteles y gimnasios mantienen la esperanza en que la Xunta abra la mano para poder recuperar el ritmo de sus negocios. El sentir general lo resume González: "O que perdiches xa non o recuperas, iso está claro. Pero polo menos, non seguir perdendo". 

Los afectados recuerdan a las administraciones la necesidad de una indemnización acorde al daño causado desde el inicio de las restricciones, y explican que, en muchos casos, las ayudas no llegan para cubrir los gastos de un mes. "Nos han obligado a cerrar nuestros negocios, no nos han dejado trabajar al 100%, pero los impuestos sí los hemos pagado al completo", reclama Álex Castro, de la Asociación de Hostalaría e Restauración Ourensá (Ahrou). Por ahora, la mayoría de empleados en ERTE no volverá a trabajar, a la espera de una reactivación plena.

La movilidad

La mayor parte de los ourensanos recuperaron ayer la movilidad, excepto en A Gudiña, A Peroxa y Gomesende, donde el nivel de restricciones máximo se mantiene. En el resto de municipios de la provincia, 11 en el nivel dos y 78 en el tres, la población solo puede moverse entre concellos con el mismo tipo de incidencia de toda Galicia (excepto las áreas sanitarias de Pontevedra, A Coruña y Ferrol, que permanecen cerradas). 

Los hoteles esperan que la apertura aumente la llegada de turistas de forma paulatina, aunque no muestran muchas esperanzas en la campaña de Semana Santa. "Yo creo que este año no se moverá mucho, pero tengo esperanzas en que sí tengamos más suerte de cara al verano", explica Vicky Novelle, del Hotel Novo Cándido del Casco Histórico de la ciudad. 

Desde el inicio de las restricciones de otoño, el sector se alimenta de los trabajadores que se desplazan a la provincia por motivos laborales. Por ahora no hay cambios en la demanda, pero confían en que la tendencia cambie. El cierre de la comunidad, que por el momento se mantiene, coarta las posibilidades de aumentar la demanda de los clientes.

Cautela ante la vuelta de la vida social

Las autoridades sanitarias recalcan desde hace días la importancia de mantener la prudencia en la desescalada. "Este é un virus social, así que cando estamos con xente é cando máis importante é manter a prevención", recordaba estos días Félix Rubial, gerente del área sanitaria. Si bien es cierto que la  provincia mantiene la tendencia a la baja en la cifra de casos activos, la cifra total de afectados es más alta que la de los días previos al inicio de la Navidad. La hostelería, así como el resto de sectores que recuperan su actividad, también mantienen el mensaje de cautela con su clientela, para no tener que enfrentarse de nuevo a otro cierre. En esa línea, el 5 de marzo entrarán en vigor las medidas del plan de hostelería seguro aprobado por la Xunta.

Hostelería

“Con estas restricións, hai pesimismo"


OURENSE (RÚA LEPANTO). 26/02/2021. OURENSE. Reportaxe sobre o inicio da desescalada falando con hosteleiros e comerciantes. FOTO: ÓSCAR PINAL

O comellón: Abelardo Álvarez

Abelardo Álvarez montaba a mediodía las terrazas de O Comellón, en el Casco Vello, para volver a funcionar. Intentaba vencer el pesimismo. "Non cabe dúbida de que hai un pouco de pesimismo. Un 30% dentro e un 50% fóra e tendo que coller o persoal do ERTE pois non é unha situación fácil". Al final, cree que la vuelta a la actividad con estas restricciones es como "traballar un pouco para non estar quieto". 

El cierre a las seis de la tarde en plena zona de tapeo es un gran hándicap. "Cambia por completo. Nunha cidade coma esta, a hora de saída do comercio é o que xera un pouco de movemento. O peche ás seis da tarde vén a ser ás catro e media tarde, na práctica. O resto é para recoller e limpar, polo menos no caso das taperías". 

“El estrés de estos meses fue demasiado"


OURENSE (RÚA DA UNIÓN). 26/02/2021. OURENSE. Reportaxe sobre o inicio da desescalada falando con hosteleiros e comerciantes. FOTO: ÓSCAR PINAL

Mariatapas: María Dotel e un empregado

María Dotel ve "gris tirando a negro" el panorama para la hostelería. Regenta María Tapas bar, en la plaza de los Suaves. "El local va a hacer tres años en junio, pero yo acabo de hacer un año llevándolo sola, justo el año peor. Inicié en enero y mira en lo que me metí. He ido tirando, yo con un camarero, y tengo la suerte de que el verano fue bien", reflexiona esta emprendedora. El año ha sido complicado: "Me lo pasé todo el año con entra en ERTE, saco de ERTE... Yo sola no puedo estar, estoy en la cocina  y no puedo atender a todo".

Ahora, espera que esta sea la última desescalada, porque "a mí si no me mata el coronavirus me mata el estrés". Ayer estaba muy atareada por todo lo que supone esta reapertura. "Hay que tener carteles del aforo, QR para los clientes, señalizaciones, geles, medir bien las distancias... Ayudas ha recibido, pero "soy cabeza de familia, tengo dos hijas adolescentes y un alquiler e impuestos que pagar. No llega".

“Cada vez que abrimos hai máis normas"

OURENSE (PRAZA EIRONCIÑO DOS CABALEIROS). 26/02/2021. OURENSE. La hostelería vuelve a reabrir sus puertas en la ciudad tras la nueva normativa de seguridad frente al COVID-19 dictada por la Xunta de Galicia que ha permitido un respiro al sector. FOTO: ÓSCAR PINAL

Manuel Vidal colocaba a primera hora de ayer las mesas de la terraza del Mesón O Queixo. "Cada vez que nos deixan abrir meten máis normas...", reconocía, resignado. Vidal no ve claro las medidas incluidas en el plan seguro de hostelería y pone en duda el sistema de registro por QR. "Eu teño que telo, pero ti non tes que ter móbil para entrar no meu local. Non ten lóxica. Que fago coa xente maior?", se pregunta. "Volven caer sobre nós todas as responsabilidades", apunta.

“Temos que ser todos responsables"


OURENSE (RÚA DA UNIÓN). 26/02/2021. OURENSE. Reportaxe sobre o inicio da desescalada falando con hosteleiros e comerciantes. FOTO: ÓSCAR PINAL

bar pérez: José Luis Vázquez

José Luis Vázquez abría a primera hora el café bar Pérez, en los Vinos, llamando a la prudencia de todos y con esperanza por salir adelante: "Vemos isto como unha oportunidade para volver activarnos. Confío en que a xente sexa responsable e creo que entre todos poderemos sacalo adiante". Este año ha sido muy duro. "Está a ser duro, foi un ano caótico, pero estamos dando os primeiros pasos para recuperar e que cheguen as vacinas para todos", manifiesta este hostelero. 

Gimnasios

“Hay ganas de recuperar la rutina"

La actividad regresa a los gimnasios y no hubo que esperar por los clientes en los centros BeOne de la ciudad. "Percibimos que la gente tiene ganas de hacer ejercicio de nuevo, recuperar un poco la rutina", explica Saúl Álvarez, su director. La condiciones son "peores" ahora que en enero. "Estábamos con el 50% de aforo y pasamos al 30%. Esto puede suponer un problema en salas como la de fitness", reconoce, por lo que espera que los clientes tengan paciencia: "Nos acostumbramos a esperar para todo".

“Os clientes querían volver ao ximnasio"

Rafael González, gerente del Gimnasio Orensano de Alto Rendimiento (Goar), levantó ayer la persiana de su negocio ilusionado por la vuelta. "Os clientes tiñan moitas ganas de volver ao ximnasio, son moi deportistas", asegura González. Reconoce que no está de acuerdo con el límite de aforo, pero se resigna: "Como só pode haber 21 persoas dentro teño que preparar unha aplicación para que pidan cita, porque normalmente traballo con moita máis xente".


OURENSE (XIMNASIO GOAR LINE). 26/02/2021. OURENSE. Reportaxe sobre o inicio da desescalada falando con hosteleiros e comerciantes. FOTO: ÓSCAR PINAL

Rafael González, propietario

Te puede interesar