ALLARIZ

El Inorde culmina otra fase en la recuperación de estaciones

Invirtió 6,5 millones en rehabilitar seis edificios en desuso e impulsó un programa de actividades 

José Manuel Rodríguez, Rosendo Fernández, Xaime Iglesias y José Paulo Dantas. (MIGUEL ÁNGEL)
José Manuel Rodríguez, Rosendo Fernández, Xaime Iglesias y José Paulo Dantas. (MIGUEL ÁNGEL)
El Inorde culmina otra fase en la recuperación de estaciones

El Instituto Ourensano de Desarrollo Económico (Inorde), organismo dependiente de la Diputación provincial, desarrolla desde ayer en Baños de Molgas unas jornadas con las que culmina la segunda fase del proyecto europeo 'Estaciones vivas'. La primera fase de este proyecto permitió recuperar seis estaciones de ferrocarril de la provincia que se encontraban en desuso, mientras que la segunda consistió en dotarlas de contenido y actividad a esos espacios.

La primera fase del proyecto 'Estaciones vivas' tuvo un presupuesto de nueve millones de euros, que fueron financiados por la Unión Europea. De aquellos nueve millones, 1,5 millones se destinaron la construcción de un funicular en la estación de Santa Lucía, en el municipio portugués de Viana do Castelo.

Los seis millones y medio restantes tuvieron como finalidad la rehabilitación de seis estaciones de tren en desuso en la provincia. Según señaló el presidente del Inorde, Rosendo Fernández, en Baños de Molgas, el objetivo final que se perseguía era "la promoción turística de las estaciones en base a los usos para los que fueron dotadas". Y en este contexto hay que situar el Museo del Traje Tradicional o el Museo del Automóvil-Estanislao Reverter, ubicados en la estación de Santa Cruz de Arrabaldo.

Aula-museo del ferrocarril

En la estación de Os Peares se acondicionó un Aula-Museo del Ferrocarril, con una recreación de la historia del ferrocarril. En las dependencias de la estación de Baños de Molgas se plasma un homenaje al humorista Moncho Borrajo, mostrando sus facetas artísticas y personales.

En las estaciones de Vilavella y Vilar de Barrio se acondicionaron sendos albergues. Ambas sirven de refugio y descanso para los peregrinos de la Vía de la Plata. La primera dispone de cafetería y un poblado ferroviario, mientras que la segunda, en Vilar de Barrio, acoge también a excursionistas que visitan el Parque do Invernadoiro.

La sexta estación rehabilitada es la de Campobecerros, en el municipio de Castrelo do Val, que en estos momentos está siendo utilizada por las diferentes empresas que trabajan en las obras del AVE que se encuentran en ejecución en la zona.