REPORTAJE

Los dibujantes conquistan Lobeira

Barcelona, Albacete, Murcia, Madrid, Logroño, A Coruña, Ourense o Setubal son algunos de los lugares de procedencia de los vecinos temporales de Senderiz, donde estos días se desarrolla el "Bosquexo 2015".

Los participantes del segundo "Bosquexo" dan vida estos días a las zonas comunes de Senderiz.
Los participantes del segundo "Bosquexo" dan vida estos días a las zonas comunes de Senderiz.
Los dibujantes conquistan Lobeira

Las ruinas de una antigua casa abandonada, el placer de una siesta felina en un soleado tejado de uralita, los lejanos picos del Xurés o la belleza natural que emana de las floridas ventanas y balcones de Senderiz son algunos de los tesoros que, estos días, retratan los participantes de "Bosquexo 2015", un festival internacional anual de dibujo al natural que se desarrolla en las fronterizas tierras de Lobeira.

La libreta y el lápiz son el denominador común de los participantes, algunos aplicados alumnos de la primera edición, pero la gran mayoría eran caras nuevas de inquietos dibujantes o estudiosos de Bellas Artes. "He estado todo el año enganchada al cuaderno", confesaba la alegre Cris Rivero, una profesora madrileña que llegó a Senderiz en 2014 atraída por el novedoso proyecto liderado por el autor de cómic y profesor de dibujo Miguel Porto, y que esta semana repite por la belleza y profesionalidad del festival, pero sobre todo por el taller del artista invitado de 2015, el ilustrador Sagar Fornies.

A punto de partir hacia otro taller, el del "cesteiro" Toño González que les permitió retratar el arte de la cestería tradicional, los participantes compartían ayer sus impresiones sobre estos primeros días donde han podido disfrutar de charlas, gincana, carrera de ratas, visitas a lugares pintorescos y hasta conciertos de músicos de la zona. Todo ello, sin posar el lápiz. "La experiencia es 100% recomendable", aseguraban los estudiantes, que han tenido la oportunidad de aprender y convivir con dibujantes e ilustradores profesionales. "Aunque he de reconocer que hecho de menos la tablet, para dibujar es más cómodo", bromeaba Laura Sisto. Otros, como la riojana Bea Tormo, subrayaban todo lo contrario: "se agradece la desconexión tecnológica, volver al lápiz y al papel".

Coworking&coliving

Procedentes de diferentes puntos de la geografía peninsular, el festival mantiene viva su esencia original de aprender, trasmitir, fomentar el dibujo al natural, combinado con actividades de ocio y de participación vecinal. "Me siento muy feliz que los jóvenes se interesen por las tradiciones y visiten nuestros pueblos, que se están muriendo", reconocía la lugareña Olga Álvarez, que asegura que sus convecinos están encantados con la iniciativa"porque ven que es gente tranquila y que se interesa por conocer el pueblo y sus tradiciones".

La visita es posible gracias a la Asociación Cultural Sende que en 2014 pusieron en marcha María Rodríguez y Edo Sadikovic con el objetivo de crear uno de los primeros espacios europeos de coworking&coliving en el rural. Un año después, más de 500 personas de 20 países han escogido la aldea para llevar a cabo todo tipo de proyectos, desde la creación de negocios online hasta la redacción y diseño de todo tipo proyectos.

Una buena conexión a internet y espacios, de interior y al aire libre con privilegiadas vistas sobre el valle del Limia y el Xurés, son los mejores reclamos para la asociación que, a través de su página web sende.co, promueve proyectos de emprendimiento social "la idea no es solo ganar dinero, sino apoyar una causa", confiesa Edo Sadikovic.