BAIXA LIMIA

Una excavadora derriba 
un menhir en Bande

El Concello informó Patrimonio sobre el estado del monumento megalítico 

El menhir tumbado en el suelo y medio oculto por la maleza, en Bande
El menhir tumbado en el suelo y medio oculto por la maleza, en Bande
Una excavadora derriba 
un menhir en Bande

Tirado y cubierto por la maleza. Así se encontraba este pasado fin de semana el historiador ourensano Xabier Moure un monumento megalítico (menhir) enclavado en la Serra do Leboreiro, entre los ayuntamientos de Verea y Bande. "O marco foi tirado ao chan e medio enterrado por unha excavadora, aínda se veían as rodas da máquina", aseguraba Moure, que descartó que el monumento haya sufrido daños mayores. "A simple vista, non parece que se haxa visto dañado pola caída".

El historiador y blogger especializado en patrimonio gallego explicó que se trata del menhir "das Catro Cruces" reutilizado como piedra de demarcación para delimitar las parroquias de Calvos y Corbelle (Bande) y de Cexo y Bangueses (Verea). "E unha pena, sobre todo porque se poida perder a súa ubicación orixinal", subrayaba Moure, que ayer mismo notificó la agresión a los responsables de Patrimonio en Ourense y al Ayuntamiento de Bande, donde se ubica el marco.

Patrimonio

La noticia del derrumbe del menhir sorprendía a los regidores de los ayuntamientos afectados, que desconocía la agresión. "Non sabíamos nada do asunto, ata que nos chamou Xabier Moure", reconocía el alcalde banduense, José Antonio Armada, que rápidamente solicitó a la vigilante municipal que se desplazara hasta la zona para realizar el informe correspondiente. "Foi ata alí acompañada por un veciño da zona e tomou testimuña gráfica de todo, pero dadas as nosas limitacións no eido da arqueoloxía, enviaremos un informe coas fotografías e os datos aportados polo historiador á Patrimonio para que tomen as medidas oportunas", explicaba el regidor "popular".

El menhir, que se puede visitar siguiendo una ruta de senderismo por la Serra do Leboreiro donde se encuadra una de las mayores concentraciones megalíticas de Europa, "recibe o nome polas catro cruces que ten gravadas en cada cara", explicaba el arqueólogo banduense, David Pérez, que se enteró del suceso por este periódico. "É unha pena, fai unha semana que estiven por alí e estaba en perfecto estado", recordaba Pérez que apuntó que "é un dos menhir que hai pola zona".