LA MUJER, QUE DENUNCIÓ AL MARIDO POR MALOS TRATOS, INGRESÓ EN UN HOSPITAL POR SU ESTADO MENTAL

La parricida del Carmel drogó a sus hijos antes de ahogarlos

La detenida como presunta autora de matar a su hija de 11 años y a su hijo de 9 en el barrio del Carmel de Barcelona los intoxicó con medicamentos y después los ahogó en la bañera, según confirmó la autopsia.
La parricida del Carmel drogó a sus hijos antes de ahogarlos
Según informaron fuentes cercanas al caso, esta conclusión se desprende de la primera valoración, aunque todavía se está pendiente del informe definitivo y los resultados toxicológicos.

Los investigadores cuando llegaron a la escena del crimen, en los bajos del número 1 de la plaza Pastrana, encontraron a los niños de 9 y 11 años junto a la bañera -que se encontraba llena-, con el pelo mojado y despeinado, y espuma en la nariz y la boca.

Rina M.S., de 35 años y nacionalidad boliviana, presuntamente mató a sus dos hijos la tarde del domingo, y avisó a su marido y padre de los niños de que lo había hecho; el hombre en principio no está implicado en el crimen. La detenida, que seguía un tratamiento psicológico según apuntaron los vecinos, fue ingresada ayer en un centro hospitalario en Barcelona por su estado mental.

La misma noche del domingo ya fue trasladada a un centro médico para su exploración ante los síntomas de confusión y de posible ingesta de algún medicamento, y el padre fue atendido por los servicios de emergencia social.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona se informó de que los servicios sociales municipales atendían, desde 2010, a la unidad familiar y que, a finales del año pasado, la pareja se separó y la mujer denunció al hombre por malos tratos.

Por ese motivo, el equipo de Atención a la Mujer, empezó a atender también a la madre y les facilitó una acogida provisional en el Centro municipal de urgencias para casos de violencia machista, que abandonaron voluntariamente pasado solo un día.

Las mismas fuentes explicaron que, desde entonces y 'por seguridad', los servicios sociales reiteraron a la mujer la oferta de volver al centro de acogida mientras le encontraban una vivienda alternativa más estable que le estaban buscando. También señalaron que la mujer recibía ayuda económica para hacer frente a las necesidades básicas de ella y de sus hijos.

La Dirección General de Atención a la Infancia (Dgaia) no se había hecho cargo de los niños porque los asistentes sociales no detectaron ningún riesgo para ellos.