CREANDO OURENSE

Galicia quema en los incendios cada año recursos y una fuente de riqueza

Por cada metro cúbico de madera que arde se pierden tres en el futuro del sector maderero

Galicia quema en los incendios cada año recursos y una fuente de riqueza

El 60% del suelo de Galicia está dedicado a uso forestal, un potencial económico y ambiental con grandes oportunidades para el desarrollo del rural, pero que cada verano o ya incluso en primavera y otoño se convierte en riesgo de incendio forestal.

Por desgracia, los efectos de los incendios forestales han provocado la pérdida de 611 vidas humanas en el conjunto de Europa en la última década, según un reciente informe de la Comisión de la Unión. A las pérdidas humanas debemos sumar las cuantiosas pérdidas económicas cuantificas en distintos estudios. Según un estudio del año 2017 de la Universidad de Santiago de Compostela, el perjuicio económico oscila entre 360 y 488 millones de euros al año.

La cifra es el resultado de la suma de los gastos en gestión de la lucha contra incendios y de los procesos de reposición de los datos causados. A ello hay que sumar la pérdida de los bienes materiales quemados (bosque, propiedades, entre otros), así como la suma de las rentas pérdidas en el presente y el futuro de tales bienes. El cálculo también tiene en cuenta un factor de gran importancia, la pérdida de los servicios ambientales que ofrece el bosque y que dejará de aportar. 

Servicios como la aportación de los montes para la depuración de aguas, fijación de suelos y de carbono, entre otros aspectos que aunque de perfil subjetivo pueden tener una cierta valoración económica de relevancia. El bosque en Galicia es un factor estructural de gran importancia y consolidación del desarrollo del rural, pero también de la industria auxiliar. Un bosque que en Europa se extienden a lo largo de 161 millones de hectáreas (un 4 % de la superficie forestal mundial) y que abarca de media un 38% de la superficie. En el caso gallego supera el 60% de la superficie, dato que está al nivel de los países líderes en gestión de bosques  del continente, con más del 60 % de la superficie de Finlandia, Suecia y Eslovenia que está cubierta por bosques. Dato que ademas supera la media del conjunto de la Unión de un 38% de superficie ocupada por forestal. 

Galicia supera con creces la cifra del 11% de superficie de bosque de Reino Unido o de Países Bajos. Las causas de los incendios son múltiples. Según los expertos, los efectos del cambio climático y el aumento de temperatura, entre otros, provocan esta pérdida de masa forestal. Pero el gran problema reconocido es el abandono de las explotaciones del bosque y del rural gallego en general. Efecto incentivado por el agudo descenso de población.


VALOR DEL BOSQUE  


La gran variedad de bosques existente en Galicia permite usos diferentes y potenciales del monte gallego. Los bosques gallegos son principalmente seminaturales; es decir, modelados por la actividad humana, con fines comerciales, condición habitual en todo el continente europeo. 

De las 2.037.296 hectáreas de monte con que cuenta Galicia, el 97% se encuentra en manos privadas. Se trata de una cifra que nos aleja de los bosques europeos, que en su mayoría son de propiedad privada pero solo alrededor de un 60 % de la superficie, frente a un 40 % de propiedad pública. Esta diferencia con Europa dificulta el manejo de los recursos.

Desde un punto de vista socioeconómico, la explotación de los bosques genera diferentes recursos, en particular madera. Se calcula que el potencial maderero de Galicia puede alcanzar el 3,5 % del producto interior bruto (PIB) de la comunidad. 

La capacidad productiva anual de nuestros bosques es de más de 11 millones de metros cúbicos de madera. Esta cifra permite desarrollar un sector que representa el 40% del sector de producción industrial forestal de España con un total de 2.788 empresas de aserrado y transformación. Debemos destacar la presencia de Ence y su centro de fabricación de pasta, así como las 25 empresas de fabricación de tableros que existen en Galicia y que cuentan con un elevado nivel tecnológico, exportando el 88% fuera de Galicia, alcanzando en conjunto una facturación de 2.000 millones de euros y unas ventas al exterior de más de 700 millones de euros. Galicia, aun así, da muestras de un mayor potencial de crecimiento tanto por las más de 650.000 hectáreas sin repoblar como por la escasa explotación del bosque para uso energético. En Europa el 42% de la madera se usa para fines energéticos y es la principal fuente de energía renovable de Europa. 

En el caso gallego el uso es para aserraderos,  industria papelera y para el sector de fabricación de paneles. Otro valor del bosque son los suministros derivados, principalmente alimentos (bayas y setas), corcho, resina y aceites. En el caso ourensano la castaña es un elemento de primer nivel que permite la venta de un producto de calidad y de lujo que es vendido a mercado mundiales de gran exigencias. En general, el bosque es un recurso que genera grandes beneficios económicos, ambientales y sociales en Galicia.