INSTALACIONES

El Concello de Carballiño licitará la gestión de la depuradora de O Carrás

Las instalaciones de la depuradora están ubicadas en el entorno del pueblo de O Penedo.
Las instalaciones de la depuradora están ubicadas en el entorno del pueblo de O Penedo.
El Concello de Carballiño licitará la gestión de la depuradora de O Carrás

Una sentencia judicial obliga al Concello de Carballiño a regularizar la situación en la que se encuentra la gestión de la depuradora de aguas residuales del río Carrás. Con tal motivo, la Concejalía de Medio Ambiente tramita la concesión mediante concurso público con el fin de optimizar el rendimiento y también el mantenimiento de estas instalaciones que prestan servicio a prácticamente la mitad de la población de Carballiño y que están en manos de la empresa Viaqua de manera provisional. Las autoridades municipales pretenden además con la adjudicación ahorrar en el coste de la gestión, que supone ahora un desembolso anual de 240.000 euros y que esperan reducir a menos de 200.000.

El contencioso se resolvió hace más de cinco años en favor de la empresa concesionaria de los servicios de abastecimiento y saneamiento (por entonces Aquagest), la cual se había negado a responsabilizarse de la segunda depuradora construida en Carballiño y que se ponía en marcha en 2011, asumiendo de manera oficial únicamente la primera de ambas instalaciones, ubicada en el río Arenteiro. El Concello se vio obligado a indemnizar a la demandante con 665.000 euros, bastante menos de los 1,4 millones que reclamaba.

Al mismo tiempo, el tribunal responsabilizó al Concello de las instalaciones, por cuyo motivo está obligado a sacar a concurso su gestión para poner fin a su funcionamiento en precario, ya que la concejal de Medio Ambiente, Érika Paz, afirma que está en servicios mínimos pese al alto coste que le supone a las arcas municipales.

El pliego de bases se encuentra en estos momentos pendiente del informe de Secretaría municipal, con la intención de trasladarlo posteriormente al pleno y sacarlo a concurso público. Contempla un máximo coste para el Concello de 200.000 euros y la concesión será por cinco años.

La depuradora empezó a funcionar en el año 2011, tras una inversión que rondó los 2 millones de euros, para una población de 12.000 habitantes.