AUDIOVISUAL

Una edición de lujo en DVD para las “Historias extraordinarias" de Llinás

El director argentino Mariano Llinás definió el cine como "algo muy parecido a un libro, a una pieza artesanal. Nunca pensé en un gran lanzamiento y estoy convencido que para cierto tipo de cine eso es algo que ya no existe"

Fran Gayo, Mariano Llinás, Manuel Asín y Pedro Medina, en la presentación.
Fran Gayo, Mariano Llinás, Manuel Asín y Pedro Medina, en la presentación.
Una edición de lujo en DVD para las “Historias extraordinarias" de Llinás

"No hace falta tener una vida demasiado afortunada para tener una vida aventurera. Por lo que el mensaje de la película es que las historias extraordinarias están por todos lados". Así se expresaba ayer el director de cine argentino Mariano Llinás, protagonista de uno de los tres Focos del Festival de Cine, en la presentación de una cuidada edición en DVD de su premiada y reconocida película "Historias extraordinarias", estrenada en el año 2008. 

Seis años de trabajo han dado como resultado una edición de tres DVD's que se acompaña de un libro de 64 páginas con importantes colaboraciones y de un buen número de documentos de trabajo de este largometraje. "Es una película que aún sigue pendiente de presentarse", aseguró Manuel Asín, uno de los artífices del proyecto a través de la editorial Intermedio, que acompañó al director en la presentación junto con el director del Festival, Fran Gayo y del director general de Caimán Cuadernos de Cine, Pedro Medina".

Mariano Llinás manifestó sentir "una sorpresa muy grande, porque pensé que era una presentación fantasma y que el DVD no existía. Pensé que nunca iba a salir".

Tras haber sido calificada por los presentes como "el primer LP de Velvet Underground", Llinás explicó que durante cuatro años fue recorriendo lugares y pueblos "donde se supone que nada pasa" y la historia se fue inventando en cuartos de hotel, autobuses y gasolineras. 

Aseguró que la voz en off que cuenta todas las historias fue la única opción contemplada desde el principio para la narración y señaló que tuvo claro que "si los espectadores pasaban los primeros 15 minutos sin que les ahogara esa voz como una soga, ya estaba el trabajo hecho. Con esta película comprendí que lo importante es lo que pasa después de la proyección". 

El director argentino definió el cine como "algo muy parecido a un libro, a una pieza artesanal. Nunca pensé en un gran lanzamiento y estoy convencido que para cierto tipo de cine eso es algo que ya no existe" y añadió también que "la distribución no entiendo lo que es ni para qué sirve esa figura en determinados casos".