MALTRATO ANIMAL

Abaten de un disparo a una vaca en Nogueira de Ramuín

El animal estaba junto a la vivienda del dueño, que apunta como autor a un cazador furtivo

La vaca muerta. La bala perforó primero el collar de cuero con la campanilla.
La vaca muerta. La bala perforó primero el collar de cuero con la campanilla.
Abaten de un disparo a una vaca en Nogueira de Ramuín

Gerardo Junco Lama, un ganadero de Valdoasno (Nogueira de Ramuín), encontró en la mañana del pasado domingo a una de sus vacas (tenía diecinueve) abatida de un disparo, posiblemente de rifle, en el cuello. La bala perforó primero el collarín de la campanilla que llevaba puesto.

El ganadero recuerda que la vaca estaba, junto con las demás, al lado de su vivienda. "Las traigo en el monte, pero por la noche vienen a casa porque tienen crías y las quieren amamantar", aseguró.

El pasado sábado, Gerardo Junto , comprobó sobre la media noche que las vacas estaban en perfecto estado. Tras alimentarlas, se metió en su vivienda y, cuando estaba viendo un programa de televisión, escuchó un disparo. "En un principio, creí que fuera en la televisión, pero no vi que alguien estuviera disparando. Me pareció extraño, pero continué viendo el programa y más tarde me acosté pensado que quizás fuera un perro o alguien que diera un golpe", añadió.

Su tranquilidad se vio alterada por la mañana, cuando se disponía a que las vacas entraran en el establo para amamantar a sus crías. "Faltaba una y, al buscarla, ya comprobé que estaba muerta, con un disparo casi en la cabeza", lamentó el ganadero, recordando que el animal era la segunda vez que paría. "Tiene una ternera de dos meses, que ahora tendré que criar a biberón", añadió.

El hombre aún no se explica los motivos por los que dispararon a la vaca y sospecha que la muerte es obra de algún cazador furtivo.

Al lugar acudieron agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona), que mantiene una investigación abierta para identificar el arma y con ella el autor del disparo.

Los guardias civiles se desplazaron al lugar nada más tener conocimiento de los hechos, que fueron denunciados en la jornada de ayer por el ganadero. "En la actualidad, las vacas son mi forma de vida, no dispongo de otros recursos para salir adelante. No es justo que alguien aproveche la noche para abatirlas", relata.


Tecor de Luíntra


El pueblo está incluido dentro del terreno cinegético ordenado (Tecor) de Luíntra (Nogueira de Ramuín). Varios cazadores mostraron su solidaridad con el ganadero y su disposición a colaborar con la Guardia Civil con el objetivo de identificar al autor del disparo.

Los agentes tampoco descartan que se trate de un cazador furtivo, que recorrería parte del coto para abatir jabalíes y corzos. Según pudo saber este periódico, los agentes ya llevan meses estableciendo controles, mayoritariamente por las noches, en los municipios de Nogueira, Pereiro de Aguiar, Maceda y Esgos,  después de ser alertados por varios cazadores de la presencia de  furtivos  abatiendo todo tipo de presas desde el interior de vehículos durante la noche. 


Cargada en tractor a la espera del coche de la recogida


Gerardo Junco cargó el cadáver de la vaca en un tractor para impedir que la devoraran los perros y fauna salvaje, al tiempo que alertaba de los hechos a los servicios veterinarios de la Consellería de Medio Rural.

El ganadero estaba ayer a la espera de la llegada de los técnicos de la empresa encargada de la recogida de cadáveres de animales para que se hicieran cargo de los restos, tramite por los que tendrá que pagar una tasa.