CAZA

Las batidas de jabalíes los empujan a atravesar la "raia"

Cinco concellos lusos instan al Gobierno de su país a "armonizar" la caza de los animales con la Xunta 

Un grupo de cazadores con jabalíes posa en una imagen de archivo con jabalíes muertos en una batida.
Un grupo de cazadores con jabalíes posa en una imagen de archivo con jabalíes muertos en una batida.
Las batidas de jabalíes los empujan a atravesar la "raia"

Las cámaras portuguesas de Ponte da Barca, Terras do Bouro, Melgaço, Arcos de Valdevez y Montalegre, todas fronterizas con Ourense, instaron al Ministerio de Medio Ambiente luso a mantener contactos con la Xunta de Galicia para "armonizar" el calendario de caza de jabalí. El objetivo, converger las autorizaciones de caza de los animales a uno y otro lado de la frontera. "Solamente Montalegre tiene 70 kilómetros de frontera con Ourense. En verano, los cazadores ourensanos organizan batidas y los animales escapan para nuestro territorio y ocasionan un serio daño a los agricultores en sus cultivos. Los desperfectos son cuantiosos", apuntó el presidente de la Cámara de Montalegre, Orlando Álves, puntualizando que el calendario de caza y batidas en Portugal es distinto. "En verano no se puede. Queremos que cuando se autorice una cacería en los montes ourensanos cercanos a la frontera, podamos hacer lo mismo nosotros", añadió.

Los mandatarios locales lusos tomaron la iniciativa ante las reclamaciones de los agricultores por daños del jabalí en el maíz, patatas, prados, centeno, trigo y hortalizas, una situación que también se registra en la geografía ourensana. Los concellos lusos esgrimen los accidentes de circulación que provocan estos animales, situación que tampoco es nueva en la provincia de Ourense.

"En continuo movimiento"

José Antonio Valencia es el presidente del Tecor (terreno cinegético ordenado) de Calvos de Randín, el más cercano a Montalegre. "El jabalí es un animal que está en continuo movimiento de un lado a otro. Puede que se desplacen a Portugal porque hay más terreno cultivado que en la provincia de Ourense, tienen más comida, pero no tienen nada que ver las batidas", aseguró, añadiendo que los animales dependiendo de la época del año "pueden estar en un lado o en otro buscando comida. Ahora rebuscan bellotas en los árboles y como hace frío están en zonas más bajas", dijo.

Sus palabras fueron ratificadas por el presidente del coto de Parada da Serra (A Gudiña), Pedro Sánchez, que recuerda que los animales también ocasionan daños en su municipio. 

Espera, batida y caza durante meses

Los presidentes de las cámaras lusas plantearon la iniciativa aprovechando una visita del ministro de Medio Ambiente luso, Joao Pedro Matos Fernandes, al parque nacional de Peneda Gerês, con el objetivo de tomar medidas de regeneración del terreno ante los sucesivos incendios de los últimos meses. Y los mandatarios acudieron con el calendario de caza que tiene en vigor la Xunta de Galicia, que entre los meses de agosto y enero autoriza las batidas del jabalí, incluso esperándolo en los lugares que tiene de paso. Durante el año,  se pueden cursar solicitudes de caza pero siempre que sea por daños en los cultivos. En la consellería de Medio Ambiente sostienen que la caza está ordenada y vigilada  para evitar accidentes e irregularidades. Orlando Álves argumenta que la solicitud de una batida en Portugal es muy laboriosa y "al final siempre terminan denegándola", lamentó.