LA UNIDAD DE CONDUCTAS ADICTIVAS OFRECE TRATAMIENTO MÉDICO PARA UNA DE LAS PEORES ADICCIONES

El CHUO atiende al año una media de 40 casos de ludopatía

El juego, para unos una distracción y para otros la ruina, hace que cada año pasen por la Unidad de Conductas Adictivas (UCA) del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO) 40 nuevos pacientes de ludopatía, una media de seis debido a requerimiento judicial.
El CHUO atiende al año una media de 40 casos de ludopatía
En la actualidad, este centro brinda apoyo a unos 70 ludópatas. A muchos de ellos, tras recibir la primera atención, la autoridad judicial les decreta una incapacidad para administrar su dinero de forma temporal.

Los argumentos, abundantes. 'A sociedade ve mal outro tipo de adiccións, pero non a do xogo cando, en realidade, é unha das que ten consecuencias máis dramáticas porque ameaza seriamente o proxecto familiar', indica Luis Nogueiras, psicólogo clínico de la UCA. También es una adicción difícil de abandonar. 'A pesar de que non hai ese vínculo físico, como ocorre co alcol, o xogo está en todos os sitios, en todos os bares, persigue ao ludópata aínda que non queira', sostiene. Ello hace que 'o paciente chegue a unha situación sen saída, pode endebedarse de forma importante e, aínda que deixe de xogar, recaer é doado', concluye.

A FALTA DE UNA ASOCIACIÓN BUSCAN LA AYUDA EN VIGO

Pese a que personas que han tenido adicción al juego indican que en Ourense no se pueden tratar con la periodicidad y la atención que precisan, desde la UCA descartan este extremo. 'Aquí temos un equipo potente e non se derivan casos', afirman desde este centro ourensano.

No obstante, fuentes cercanas al colectivo de personas que padecen juego patológico en Ourense argumentan que el desplazamiento de ludópatas ourensanos a Vigo para buscar ayuda 'es una constante'. En la ciudad olívica, acuden a la Asociación Gallega de Jugadores de Azar (Agaja). Precisamente, el director terapéutico de esta entidad, Juan Lamas, confirma esta tendencia y apunta que en estos momentos el centro trata a nueve ourensanos que acudieron a ellos en busca de ayuda (da apoyo a día de hoy a 90 personas).

Precisa que la UCA de Ourense brinda apoyo a nivel de 'consultas de salud mental', pero alega que las personas con adicción al juego necesitan un seguimiento más continuado. Es por ello, por lo que ante la falta de una asociación similar en la provincia, este centro vigués acaba asumiendo mes tras mes casos que llegan a cuentagotas desde Ourense.

Las personas con adicción al juego que llegan a Agaja son evaluados, y de diagnosticársele una ludopatía, se someten a un tratamiento que dura 18 meses y que, entre otros mecanismos terapéuticos, incluye sesiones en grupo. El 60% de los que concluyen con éxito este proceso, se rehabilitan. El resto, no lo consigue.

ESTÍMULOS CONTINUOS

El director terapéutico de Agaja, Juan Lamas, expresa, asimismo, que el vínculo que une a los ludópatas con el juego es mucho más fuerte que el que se da en otro tipo de adicciones. En este sentido, expresa que 'los mensajes que incitan a jugar son continuos, la sociedad propone este como alternativa al ocio y romper esta dinámica no es fácil'.

LA ADICCIÓN AL JUEGO PODRÍA AFECTAR AL 1 POR CIENTO DE LA POBLACIÓN

El director terapéutico de la Asociación Gallega de Jugadores de Azar (Agaja), Juan Lamas, indica que los índices de prevalencia de la ludopatía muestran que el '1% de la población (tanto ourensana, como a nivel gallego) podría sufrir adicción al juego, aunque no esté diagnosticada'. Asimismo, también expresa que el porcentaje de ludópatas que son atendidos a instancia de un juez o de instituciones penitenciarias ronda el 5%, dado que en la mayoría de los casos es la familia del adicto al juego el que busca ayuda para él.

Por último, las personas que suelen padecer una ludopatía suelen tener, generalmente -indica Lamas- , 'poca tolerancia a la frustración, son personalidades inmaduras'. También es habitual que sean 'personas afectadas por la pérdida de un familiar, que llevan mucho tiempo viviendo solos o bien que tienen mucho tiempo de ocio'.