ENTREVISTA

‘Falta apoyo por parte de las instituciones a la investigación biomédica'

Junto al profesor del departamento e Informática del Campus, la jefa de servicio de Medicina Preventiva y presidenta de la comisión de investigación del área, Berta Uriel Latorre, es coordinadora de las jornadas.

Berta Uriel
Berta Uriel
‘Falta apoyo por parte de las instituciones a la investigación biomédica'

El Edificio Politécnico del Campus de Ourense acogió ayer la tercera edición de las Jornadas de investigación biomédica con el propósito de convertirse en un foro de intercambio y estímulo a la creación de grupos de trabajo multidisdiplinar entre los investigadores del ámbito universitario y del área de gestión integrada de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras. La iniciativa se centró en tres focos estratégicos: salud pública, tecnologías de la información y salud y biotecnología. Junto al profesor del departamento e Informática del Campus, Florentino Fernández-Riverola, la jefa de servicio de Medicina Preventiva y presidenta de la comisión de investigación del área, Berta Uriel Latorre, es coordinadora de las jornadas.

¿Dónde reside la importancia de que ambas instituciones trabajen de la mano?

Es una necesidad imperiosa. Tanto para la universidad como para el hospital, la investigación es una de las piezas clave del progreso y del desarrollo, de la que se ven beneficiados los pacientes y la población en general. Hasta ahora, han sido instituciones muy estancas y distanciadas, lo que es una pena porque tenemos recursos que hay que explotar y confluimos en muchos puntos. Se trata de generar futuro y que las inquietudes y potencialidades de los profesionales lleguen a ver la luz.

¿Qué prima más: la difusión o la potenciación?

Ambas son muy importantes. Lo que ocurre es que, a veces, nos centramos más en difundir lo que hemos conseguido y nos olvidamos de empujar la base. El objetivo es confluir, aprovechar los recursos públicos para un progreso en la ciencia y arrojar luz sobre temas de interés para los pacientes, la sociedad y la economía.

¿Cuáles son las líneas de investigación abiertas?

Se han hecho tres mesas. En salud pública, hemos sacado conclusiones muy importantes, como la relación del clima con alergenos con ciertas patologías, productos derivados de los recursos termales con propiedades antiinflamatorias para pacientes con lesiones de piel. La edad avanzada de la población es un problema en el ámbito sanitario que debería abordarse en muchos aspectos. Para eso, son muy importantes los grupos de investigación de la universidad que trabajan en esta materia, como el deporte o la alimentación, entre otros. Por otro lado, la sanidad debería aprovechar la tecnología interesante que hay en el ámbito universitario.

A la tecnología, ¿todavía le queda mucho camino por recorrer?

Antes de mirar al futuro, tenemos que saber explotar los sistemas que ya existen. Por otro lado, las tecnologías de la información todavía están llegando al sistema sanitario. Todavía queda mucho por hacer en materia de inteligencia artificial y almacenamiento de datos aplicados a ayudas para el diagnóstico, generación de alertas clínicas, teleasistencia o aplicaciones con realidad virtual para el tratamiento de patologías, entre otras. Todo eso hay que llenarlo de un contenido científico y evaluarlo.

¿Echa de menos mayores partidas económicas?

Se ha recortado mucho últimamente y eso no puede ser bueno. De todas formas, no es solo un problema de falta de dinero, sino que muchas veces se han despilfarrado partidas. Falta apoyo a los investigadores y entusiasmo por parte de las instituciones.