POLÉMICA / OURENSE

Prohiben a una niña celíaca entrar con sus chuches en los cines

Galicine, la empresa responsable, alega que su política, expuesta al público, impide la entrada con productos del exterior

Prohiben a una niña celíaca entrar con sus chuches en los cines

Los pequeños gestos son los que ayudan a hacer más fácil la vida a las personas, y más aún si esa persona tiene cinco años y su pretensión es tan simple como entrar al cine con unas chucherías que pueda comer, es decir, que no tengan gluten.

Estela López, madre de Laura, lo tiene así de claro y se explica: "El pasado 4 de marzo fui con mi hija y unos amigos a ver una película a los cines del Centro Comercial Ponte Vella, pertenecientes a la empresa gallega Galicine. Como ella es celíaca, le compré unas palomitas y una bolsa de chucherías sin gluten. A la entrada le expliqué al chico la situación. Su respuesta fue tajante, tenía que dejar fuera los productos porque esa era la política de empresa".

La madre de la niña asegura que no tuvo ningún problema en dejar atrás las palomitas y comprar en el establecimiento de los cines unas sin gluten, "pero en el caso de las gominolas, cuando le pedí a la persona de la tienda que no las sirviera con las pinzas, por riesgo de contaminación, y que si me abriera las bolsas, como hacen en muchos sitios, para evitar riesgos, me dijo que no".

A Estela López le resulta difícil comprender la actitud de la persona de la puerta, "en ningún momento quise ningún privilegio, le dejé claro que si me las vendían, yo las compraba, como hice con las palomitas, pero que si no era el caso dejara a una niña de cinco años entrar con tres gominolas".

Ni el certificado médico que atestigua la enfermedad sirvió para nada. "Le dije que se lo mostraba, porque en muchos lugares me lo piden, pero me dijo que le era igual, y que la política de empresa era la que era", afirma Estela López. Ante la actitud que la madre de Laura define como "intransigente y de una cerrazón incomprensible", finalmente la niña se quedó sin sus gominolas.

Estela López quiere dejar claro que "no se trata de la cuestión en sí de tres o cuatro chuches, sino de la situación que a veces aún tenemos que padecer, estamos hablando de una niña de cinco años y me parece injusto. Yo no me negué a comprar allí los productos pero, insisto, las gominolas tal y como las vendían no servían para los celíacos, porque podrían estar contaminadas". La madre de la niña decidió interponer una reclamación y dirigirse a la empresa para contar lo acontecido. "Mi sorpresa fue que la respuesta insistía en que se había aplicado correctamente la política de empresa aplicada a impedir a la niña entrar con su consumición", asegura, "y en Consumo tampoco prosperó la queja porque no afectaba al consumidor". Estela López quiere dar a conocer este hecho "para intentar que no se produzcan más situaciones como esta, sobre todo si los protagonistas son niños".

Por su parte, desde los cines aseguran que "en nuestra tienda se venden palomitas sin gluten, y gominolas envasadas, también sin gluten, para evitar su contaminación al ser manipuladas". El portavoz de la empresa manifestó que "la política de empresa, que está expuesta al público, es prohibir consumiciones que provengan del exterior".