ENTREVISTA

María Martinón-Torres: "España tiene mucho talento científico; hace falta atraerlo y no exportarlo"

La ourensana María Martinón-Torres ha excavado en los dos yacimientos arqueológicos más importantes de Europa: Atapuerca y Dmanisi (Georgia).

María Martinón-Torres.
María Martinón-Torres.
María Martinón-Torres: "España tiene mucho talento científico; hace falta atraerlo y no exportarlo"

María Martinón-Torres enseña a los estudiantes la importancia de la paleoantropología en el University College London. Es feliz en el trabajo de campo y en el de la investigación y confiesa sentir morriña cada vez que abandona alguna de estas áreas. Ahora le sigue los pasos a los primeros humanos modernos que pisaron Asia, al tiempo que analiza dientes fósiles de la especie Homo Antecessor. Entre viajes al pasado y al presente, la ourensana charla sobre la evolución humana con La Región, vía email.  

¿Qué supone para la teoría evolutiva y para la investigación el reciente hallazgo de los primeros Homo Sapiens en Marruecos?

Los descubrimientos del yacimiento marroquí de Jebel Irhoud son un hallazgo importante para conocer las raíces de nuestra propia especie. La mayoría de las evidencias de las que disponemos apuntaban a África como origen del Homo Sapiens, pero faltaba encontrar fósiles en este continente, a partir de los cuales se pudiera originar la humanidad actual. Los restos de Marruecos son, a día de hoy, el mejor pre-Sapiens del que disponemos. Conocemos bastante sobre las andanzas de Homo Sapiens una vez abandona África, pero teníamos pocos datos sobre su vida antes de abandonar su cuna.

¿Cuál fue el último descubrimiento en tirar abajo teorías evolutivas anteriores?

Tenemos que desterrar la idea de que cada nuevo descubrimiento "tira abajo" lo que sabíamos. En este caso, en concreto, el descubrimiento de Jebel Irhoud viene a reforzar la hipótesis de que el origen de nuestra especie está en África, añade evidencia a esta posibilidad. Se trata de construir una explicación coherente sobre lo que puede haber sucedido y por qué, a partir de los datos disponibles. Con cada hallazgo nuevo completamos el puzle un poco más y afinamos nuestras hipótesis.

Atapuerca y Dmanisi (Georgia), sus dos campamentos base. ¿Qué le ha aportado cada uno?

Son los yacimientos más importantes de Europa para conocer el origen de los primeros europeos. Contienen los yacimientos más antiguos que se conocen con restos humanos en el extremo más occidental y más oriental de este continente. Abrazan la historia humana de Europa desde cada extremo. Han sido fundamentales para reescribir la historia del poblamiento europeo, para ratificar la hipótesis de que nuestro continente fue habitado por humanos mucho antes de lo esperado y no necesariamente desde África. Además de fósiles y conocimientos, Atapuerca y Dmanisi me han aportado  amigos y algunos de los momentos profesionales y personales más completos de mi vida. Cuando una persona tiene vocación es difícil de separar la experiencia profesional de la personal porque ambas se "cocinan" en el corazón.

¿Cómo es la rutina en un yacimiento y en qué ha cambiado tras entrar en la enseñanza en el University College de Londres?

La rutina en un yacimiento es físicamente dura, son muchas horas en posiciones incómodas, de trabajo laborioso y paciente y que no siempre da un fruto inmediato. Sin embargo, todo compensa por la emoción de saber que estás sacando a la luz del día algo que llevaba cientos de miles de años en la oscuridad. Aunque ahora me dedico profesionalmente a la enseñanza en el University College London, sigo participando en las excavaciones todos los años y, de hecho, imparto una asignatura que se llama Atapuerca y la evolución humana en Europa y que ha dado la oportunidad a los estudiantes de formarse en una de las universidades al aire libre más importantes del mundo, Atapuerca.

¿En cuál de los ámbitos está más cómoda?

En ambos. Necesito tanto el trabajo de campo como el de la investigación. Cuando llevo una temporada haciendo uno comienzo a sentir morriña por el otro. El trabajo en el yacimiento te da alegrías colectivas, por ejemplo cuando se da un descubrimiento fósil. El trabajo en el despacho te da una alegría más íntima, la del descubrimiento intelectual, la luz que se enciende, una nueva manera de ver las cosas.

La divulgación de la paleontología, ¿qué papel debe ocupar?

La cadena del conocimiento requiere que este se genere –investigación–, se cultive –enseñanza– y se transmita –divulgación–. La divulgación es un indicador de la salud de la ciencia de un país. Si no hay divulgación la cadena se rompe.

En España, ¿cómo viven los investigadores? ¿Hay fuga de cerebros?

Es un país que puede presumir de tener un público general con un interés en evolución humana muy por encima del que hay en otros países. Este aspecto es muy reconfortante y estimulante para aquellos que trabajamos en este ámbito. Existe mucho interés y mucha gente con talento y capacidad. Pero por una parte, nos falta estabilidad en la carrera científica, es decir, que una vez formados los investigadores puedan ejercer en España. Y otro lado, carecemos de un apoyo más decisivo de las instituciones para que no solo haya "buena" ciencia, sino innovación.

¿Qué necesitan la ciencia o yacimientos como el de Atapuerca en estos momentos?

La ciencia necesita, inexcusablemente, apoyo económico y educativo, formar a la gente y que la carrera científica adquiera estabilidad. España tiene mucho talento, pero hace falta pasar de ser un país que exporta talento a ser un país que lo atrae.

¿Qué le atrapó de la paleoantropología? ¿Cómo formó su interés por la dentición?

La posibilidad de, a través del pasado, entender el presente y el futuro. Es una disciplina que estimula la curiosidad. Me gustan más las preguntas que las respuestas. Más los jeroglíficos que los tratados.

¿Qué podemos saber a través de la dentadura de un fósil?

Muchísima información, tanto sobre la especie a la que pertenecen esos dientes como la relación que tienen con otras especies –incluyendo la nuestra– e incluso aspectos sobre su dieta o su estado de salud. Son fósiles físicamente muy pequeños pero que contienen mucha información. Como los buenos perfumes, que dicen que vienen en frasco pequeño.

¿Y cuál es la gran pregunta sin resolver del ser humano?

Mucha gente cree que la paleoantropología es una disciplina sobre el pasado. Sin embargo, al final, lo que trata de responder no es de dónde venimos, sino a dónde vamos. El ser humano actual va con prisa… pero no siempre sabe a dónde.