SECTOR VITIVINÍCOLA

El mildiu preocupa al sector del vino, aunque sin catastrofismos

Unións Agrarias alerta de pérdidas por el uso constante de fungicidas ante su escaso efecto en la vid 

Estado de una viña de la Denominación de Orixe de O Ribeiro, ayer mismo.
Estado de una viña de la Denominación de Orixe de O Ribeiro, ayer mismo.
El mildiu preocupa al sector del vino, aunque sin catastrofismos

El mildiu preocupa en los distintos consejos reguladores de la provincia de Ourense, aunque sin llegar a límites que permitan hablar de la catástrofe que sí se vivió el pasado año con las heladas. O Ribeiro, Valdeorras, Monterrei y Ribeira Sacra están afectadas en mayor o menor medida por esta enfermedad que ataca a la vid y que aminora el rendimiento de los cultivos, y que puede llegar a causar la muerte de las plantas.

"Hai mildiu, non o podo negar ninguén", manifestaba ayer Juan Casares, presidente del Consello Regulador DO Ribeiro, que asegura que "vai por zonas", y de forma "desigual".

Unións Agrarias se atrevió a dar las primeras cifras de pérdidas de producción, que en O Ribeiro cifran en el entorno de 30%. Para Casares, dar cifras es "aventurarse", aunque sí que hay afección, debido a "condicións meteorolóxicas que non foron propicias".


Cerca de la viña


Cree nen la DO Ribeiro que el viticultor "ten case que durmir coa sulfatadora na viña", debido a los grandes esfuerzos que están haciendo para evitar la propagación de la enfermedad. El problema, asegura Casares, es que aunque el mildiu ataca primero a la hoja y eso alerta, "este ano é anormal, porque nalgúns casos atacou o racimo, e colleu a algúns a contrapé".

Los datos que maneja UU.AA.sitúan a Valdeorras como la segunda más afectada, según los cálculos de los técnicos del sindicato, de en torno al 25% de la producción. En el consello regulador dicen no poder hablar de datos concretos, aunque reconocen que la situación es "grave", como dice José Luis García Pando, su presidente, sobre todo porque hay casos "que poden afectar á folla pero non ao racimo".

En Valdeorras, además, se da una gran variedad de terrenos, como valles, laderas, medias laderas, por lo que hay "desigualdade" en la afección. Sin embargo, García Pando resalta la "gran cantidade de racimos" de este año, lo que hacía albergar una "grandísima colleita", por lo que a pesar del mildiu, la gran producción ayudará a compensarlo: "Salvo catástrofe, será mellor que o ano pasado".


Menos afectadas


La DO Monterrei, una de las más golpeadas en 2017 por las heladas, ha estado un poco menos afectada en esta ocasión, según los cálculos de UU.AA, con un 20% de afección. Los técnicos del consello ya tenían en previsión en el inicio de verano los "ataques fúngicos de mildiu u oídio" y apostaron por mayores dosis de trata.

En la Ribeira Sacra, donde UU.AA, no señala pérdidas, el presidente del Consello Regulador, José Manuel Rodríguez, señala que hay "caos illados": "Temos a mala sorte de que as pendentes dificultan a recollida, pero iso axuda a evitar que se espandan os fungos".

En UU.AA, atribuyen la raíz de la plaga a la "perda de eficacia" en los fungicidas. "Posúen cada vez menos substancias activas, o que obriga a un uso constante". Por ello, hablan de un aumento de costes de producción "de máis deun 20%" por el gasto en sulfatos y mano de obra, pasando "de 4.000 a 5.300 euros". 

O Ribeiro: la zona más afectada, con una distribución de forma desigual

Los cálculos sindicales hablan de un 30% de pérdida de la cosecha en O Ribeiro. Desde la Denominación de Orixe, reconocen la existencia de casos, "non o pode negar ninguén", dice su presidente, Juan Casares. La afección es desigual, con zonas estropeadas al lado de otras áreas totalmente limpias. Influye el cuidado que se le haya dado. También apuntan a la aparición de casos de black rot –o podredumbre de la vid–.  

Valdeorras: un problema grave pero que se compensará con una gran cosecha

Los cálculos elaborados por los técnicos del sindicato Unións Agrarias sitúan las pérdidas en un 25% de la cosecha. Reconocen desde el Consello Regulador que el problema es "grave", pero que se mitigará gracias a la gran cantidad de racimos que hay este año, y que hacían esperar una "grandísima" producción. La gran variedad de terrenos  de la zona hace que la afección también sea muy desigual. 

Monterrei: los cálculos hablan de una afección menor que las otras

La Denominación de Orixe Monterrei fue la más afectada por las heladas y el pedrisco que arremetió con fuerza en 2017. Ateniéndonos a los primeros datos realizados por UU.AA, todo apunta en el caso del mildiu no ha resultado tan afectada como O Ribeiro o Valdeorras. Los técnicos del Consello estaban en alerta ya desde junio, y apostaron por redoblar las tratas con fungicidas para mitigar los problemas.  

Ribeira Sacra: la menos afectada, debido a la fuerte pendiente de las viñas

La Ribeira Sacra tiene una característica especial: la fuerte pendiente de sus viñas. Esto la hace muy poco atractiva para la recolección, pero la favorece a la hora de contener la expansión de hongos. En este caso, desde la DO ven "casos puntuais afectados, pero sin llegar a tildarlo de grave. La producción ha mejorado sustancialmente respecto al año pasado, y creen que los que han hecho los cuidados necesarios no tendrán problema.