PATRIMONIO

El entorno del Puente Romano, "máis humano" desde el 2020

El traslado de la pista de skate dará paso a un gran espacio peatonal y un "emblemático" mirador

Ethel Vázquez, Jesús Vázquez y Manuel Vila en la presentación de la segunda fase del proyecto de puesta en valor de A Ponte Vella.
Ethel Vázquez, Jesús Vázquez y Manuel Vila en la presentación de la segunda fase del proyecto de puesta en valor de A Ponte Vella.
El entorno del Puente Romano, "máis humano" desde el 2020

El entorno del Puente Romano presentará en la primera mitad de 2020 un aspecto muy diferente al de la actualidad, "máis humano", después de la ejecución del proyecto de la segunda fase de la puesta en valor de la emblemática infraestructura ourensana, presentada ayer en el centro cultural Ángel Valente por la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez; el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez; el secretario xeral técnico de la Consellería de Cultura e Turismo, Manuel Vila; y el arquitecto encargado del proyecto, Manuel Durán.

Con un presupuesto que supera el millón de euros financiado por la Xunta, las obras tendrán un plazo de ejecución de nueve meses y comenzarán antes del próximo verano. El proyecto permitirá cambiar radicalmente los alrededores del Puente Romano y de la Capilla de Os Remedios, al desaparecer la actual pista de skate, sustituida por una de nueva construcción frente al centro de salud de O Couto.

De esta manera, se conseguirá un gran espacio público reordenando los circuitos peatonales y eliminando el tráfico rodado junto a la capilla de Os Remedios, cuya entrada lateral será reformada para renovar la recogida de pluviales, mejorándose también su iluminación.

La actuación "máis ambiciosa" consistirá en mejorar el acceso desde la avenida Pardo de Cela y la conexión con el paseo das Ninfas, contemplándose la renovación del actual camino que a día de hoy sirve de estacionamiento irregular para vehículos junto a la avenida Ribeira Sacra para facilitar así los desplazamientos entre Puente Romano y puente del Milenio, cerca de donde estará el nuevo skate park. Un "emblemático" mirador para contemplar el río Miño y el Puente Romano será la guinda al proyecto.

"É unha actuación ambiciosa e reflexionada que potenciará a monumentalidade da ponte, un símbolo da cidade", destacó Ethel Vázquez, que subrayó los trabajos ya realizados para mejorar la infraestructura en 2016, con una inversión de medio millón de euros.

Mientras, el alcalde de Ourense, Jesús Vázquez, ve la consecución de esta actuación "como unha enorme satisfacción e un exemplo da excelente cooperación" entre administraciones. "A ponte recupera o lugar que lle corresponde", añadió el regidor.


Lamento


Ourense en Común echa en falta que la oficina de turismo del Puente Romano no acoja un centro de interpretación del monumento, recordando que una moción aprobada por unanimidad así lo demandó. "É unha torpezam hai conformismo do alcalde", dice la formación.