SERVICIOS

Once juzgados ourensanos comienzan a recuperar el trabajo atrasado

El juez decano vaticina que será "un caos" la segunda fase del plan si no intervienen todas las instancias

El plan de recuperación afecta a los juzgados de primera instancia de la ciudad como el de la imagen.
El plan de recuperación afecta a los juzgados de primera instancia de la ciudad como el de la imagen.
Once juzgados ourensanos comienzan a recuperar el trabajo atrasado

Una treintena de trabajadores de Xustiza de 11 juzgados de la ciudad (7 civiles y 4 sociales) de los 92 en toda Galicia comenzará a partir del lunes a ir por las tardes a la oficina. Ese día, tal como se conoció ayer para sorpresa de todos, arranca la segunda fase del plan de recuperación previsto por la Xunta para aminorar los retrasos acumulados con motivo de la huelga de funcionarios que duró casi cuatro meses. En total, un máxio de 20 horas mensuales por funcionario.

El cronograma se circunscribe a la ciudad y afecta a dos jurisdicciones: civil (primera instancia y mercantil) y social. Para ello, el Gobierno gallego destinará 300.000 euros, que se suman a los 105.000 euros para la puesta al día del registro civil.

La noticia la dio a conocer en la mañana de ayer el presidente del Consello da Avogacía Galega y decano del Colegio de Abogados de Lugo, Félix Mondelo, tras la reunión del miércoles con el conselleiro Alfonso Rueda, y rápidamente se propagó. En el edificio judicial de O Couto y la Audiencia provincial, el anuncio causó sorpresa. El propio decano de los jueces, Leonardo Álvarez, quien disfruta de unos días de permiso, hasta llamó al jefe territorial de Xustiza, Manuel Pardo, para confirmarlo. Había inquietud por conocer la letra pequeña de un plan conocido de manera oficiosa en la víspera de un puente.


Malestar


Tras concretarse los detalles, las críticas no se hicieron esperar. No solo de los sindicatos -Alternativas na Xustiza-CUT fue el más beligerante y madrugador -, también en el ámbito judicial. El decano de los jueces no ocultó su malestar. "No es serio que jueces y letrados de la administración de justicia nos enteremos de esta manera, sin que nadie nos comunique nada, cuando en la reunión de hace unos días, en la que estuvo la secretaria coordinadora de Ourense con el director xeral, no se concretó la fecha", explicó a este diario.

Para Álvarez, el plan, tal como comenzará el lunes, será un "caos". A su juicio, debe estar "coordinado y dar cabida a todas las instancias judiciales porque sino lo único que conseguimos es que el atasco de la oficina pase a la mesa del juez". Es decir, sacar papel (asuntos) pasa inexorablemente por dar cabida a jueces, letrados y fiscales para prolongar su jornada. Algo que, según confirmaron fuentes del Consello da Avogacía, está sobre la mesa tras un acuerdo entre el ministerio y la Xunta. Pero, por ahora, los jueces no lo saben.

Fuentes de Xustiza precisaron que antes de que finalice el año las horas extra se ampliarán a los juzgados de las villas, penales y órganos colegiados (Audiencia), dejando claro que "el comienzo de la segunda fase el próximo lunes se le comunicó al TSXG, nuestro órgano interlocutor en estos casos".

El sindicato Alternativas na Xustiza-CUT censuró la tardanza de las medidas contra el trabajo pendiente: "Tener que esperar casi medio año es una verdadera vergüenza: las cifras de muchos de estos juzgados, con cargas de trabajo brutales, deberían haber sido motivo de sobra para que los planes de actuación empezasen inmediatamente tras terminar la huelga y no seis meses después", censura.

El sindicato añade que se "obvia" la situación de órganos como el Juzgado de lo Penal 1 de Ourense -pasó de ninguna ejecutoria pendiente de incoar en 2017 a 124 en el segundo trimestre de 2018-.