POLÉMICA

"Orense", el pecado eterno

"La Ruleta de la Suerte" hirió a muchos ourensanos con un panel en el que se leía "Orense", forma castellana aceptada por la RAE. El debate en redes sitúa al topónimo entre dos aguas: ¿Versión oficial o traducción al español? 

El panel de un concurso televisivo que desató la polémica en las redes sociales.
El panel de un concurso televisivo que desató la polémica en las redes sociales.
"Orense", el pecado eterno

Ourense. Han situado una playa de Vigo en nuestra ciudad e incluso nos han "alertado" con temperaturas de 117 grados. ¿Beade en A Coruña y Carballiño en Lugo? También lo han visto en sus pantallas. Ni Jordi Hurtado se libra. Saber y Ganar preguntó en su día por el carnaval de Ginzo de Limia. En otras ocasiones, la "caja tonta" regaló una 'be' a Ribadavia. La última vez fue hace dos días.

Este "mapeado" erróneo no se gana el perdón de los gallegos, pero hay algo que para los ourensanos es pecado capital aunque la norma no lo condene. Cuando "Orense" aparece, Internet arde. El programa "La Ruleta de la Suerte" preguntaba hace unos días por la "ciudad de Las Burgas" en uno de sus paneles, en el que se leía "Orense". La opción enfadó, pero la RAE ampara.

"En castellano es 'Orense', salvo en documentos oficiales, en los que es preceptiva la forma vernácula 'Ourense", dice la Real Academia Española. La Ley de Normalización Lingüística aprobada por la Xunta en 1983 dicta que "los topónimos de Galicia tendrán como única forma oficial la gallega".

Entonces los medios ponen el libro de estilo sobre la mesa. El País prefiere "Ourense". El Mundo o La Vanguardia comparten "Orense" y "Ourense" entre sus titulares. Ninguno actúa "mal", pero en este punto podemos resaltar el objetivo de aquella ley, que habla de "urxencia" y "eliminar os malos usos que unha desafortunada actuación oficial foi impoñendo en épocas pasadas". El Niño de la Guía, el cambio "más absurdo" para Manuel Rivas. "Pasó a convertirse en un niño que guía, al estilo de un Niño Jesús a hombros de San Cristóbal, cuando en realidad debería ser "El nido del águila", escribe en su blog. La Región se queda con Ourense. 

"Onde carallo queda Orense?"

"Sobrenombre y ciudad", pedía el concurso televisivo del que los gallegos hablan en los últimos días. "La Ruleta de la Suerte" se refirió a "La ciudad de Las Burgas y Orense" y Twitter estalló. "Os falta una vocal, la u", se entristece una tuitera."Prefiro comprar pan reseso que escoitar a palabra Orense", publicaba otro. Más explícito, este: "Onde carallo queda Orense?".

La indignación de los gallegos con los medios que no utilizan la toponimia oficial, es decir, Ourense, es máxima. Sin embargo, la RAE excusa la forma "Orense", correcta en castellano.

En el Facebook de La Región, las opiniones ante la polémica del concurso, también se dividen. Algunos lectores aluden a que "Orense" es la forma "que siempre escucharon a sus abuelos", que "nunca han dicho Ourense". Otros, optan por "Orense" en el habla pero la oficial "Ourense" en la escrita. En el otro eje del debate, los lectores apuestan por la forma oficial "Ourense", incluso fuera de documentos oficiales. Exponen motivos patrimoniales y de recuperación de toponimia.  "A Coruña y Ourense aparecen escritas de esta forma en documentos que datan del siglo XIII, lo que supone un claro refrendo a la argumentación de que aquellas responden a una realidad lingüística, histórica e incluso tradicional", recuerda la ley de 1998 sobre el cambio de las denominaciones de las provincias de A Coruña y Ourense. 

Un desliz que Ribadavia no perdona

"El Comidista", programa emitido este miércoles  en La Sexta, tuvo como protagonista a Herminia y sus dulces judíos. La célebre figura ribadaviense realiza postres sefardíes siguiendo una receta tradicional y no es la primera vez que su historia encandila a los medios de comunicación. "El Comidista" se equivocó en los rótulos que introducían el reportaje, en los que se podía leer "Ribadabia" en lugar de "Ribadavia". También Orense. El error con la villa no tardó en ser recriminado por los ourensanos, que utilizaron Twitter para pedir explicaciones. La reportera que visitó Ribadavia,  Ana Vega , no tardó en disculparse en un tuit: "Un lapsus lo tiene cualquiera. Si os sirve de consuelo, a mí me pusieron una 'n' de más".