UNVIERSIDAD

El sector agroalimentario, eje de la investigación del Campus de Ourense

Nueve grupos se alían en un clúster estratégico que refuerza la especialización de la UVigo en Ourense

Uno de los investigadores, en la jornada celebrada en el edificio de Ferro.
Uno de los investigadores, en la jornada celebrada en el edificio de Ferro.
El sector agroalimentario, eje de la investigación del Campus de Ourense

El Clúster de Investigación e Transferencia Agroalimentario del Campus da Auga (Citaca) presenta su actividad pública. Nueve grupos de investigación del campus ourensanos en los que trabajan 134 personas integra esta agrupación estratégica que refuerza el apellido que la UVigo tiene en Ourense: la especialización en el agua. La Xunta financia el cluster con 424.084 euros. Cuatro satélites en órbita, alimentos "nuevos" en mercados internacionales o sistemas biomédicos para controlar ritmos cardiacos son algunos de los proyectos que salen de la investigación ourensana. El objetivo: sostenibilidad ambiental y competitividad en el sector agroalimentario gracias al resultado del conocimiento.

Los recursos hídricos, el suelo, la producción primaria sostenible, la calidad alimentaria y la informática aplicada son las principales líneas de investigación que forman estos grupos. La clave ahora es encontrar sinergias. Ana Torrado, la coordinadora de Citaca, hace un llamamiento al sector socioeconómico sector socioeconómico "co que queremos interactuar directamente, colaborar con eles co obxectivo de solucionar os seus problemas e abrir novas oportunidades para todos".


 Alimentos "reciclados"

  


Uno de los proyectos en los que trabaja el equipo de Tecnología de los Alimentos es en el aprovechamiento de residuos hortrofrutícolas para crear nuevos productos. "Se trata de darle valor, porque se pierde mucho en las mondas de plátano o en los frutos rojos, por ejemplo", salienta Inmaculada Franco. Una de las tesis del equipo también se centra en el estudio de la anguila.


Bagazo para biocombustibles


El grupo de Planta e Solo trabaja en la contaminación de los suelos e investigarán en la zona de A Limia a través de un proyecto europeo financiado con siete millones de euros, una cantidad inusual. En el marco de la ingeniería química, el mismo equipo desarrolla biocombustibles: "A través del bagazo de las uvas o la madera de las podas", explica Francisco Rodríguez Rajo, que considera que el sector del vino pisa fuerte en las líneas de investigación.


Proyectos


Cuatro satélites en el espacio y uno a punto de lanzarse 

La línea de investigación más conocida del Laboratorio de Informática Aplicada, en el que trabajan 19 personas, es la de la ingeniería del espacio. El 25 de diciembre se lanzará el satélite "Lume" , un proyecto que servirá para la detección temprana de incendios y en el que trabajan cuatro investigadores del Campus. "Ya están viajando cuatro satélites", recuerda Arno Formella, coordinador del grupo. Otra línea es la informática biomédica: "Trabajamos en un análisis del ritmo cardiaco que será un complemento a los médicos", añade.

Jamón "islámico" y conservas de pez espada

El equipo de Tecnología de los Alimentos EQ4 trabaja con productos cárnicos desde hace 20 años. Uno de los más mediáticos fue el "jamón islámico", un alimento que se realizó en el Campus de Ourense como alternativa a los países cuya religión les prohíbe el jamón de cerdo. La cecina de cabra les dio la clave. "Ahora tenemos un proyecto apoyado por la  Academia de Hassan II para elaborar productos cárnicos y lácteos que tendrá cierta repercusión", avanza la investigadora Inmaculada Franco. Una conserva de pez espada que ya está en el mercado es otro de sus logros.

Siete millones de euros para investigar el suelo

El grupo de "Planta, solo e valorización de subprodutos" acaba de recibir un proyecto europeo en el que se invierten siete millones de euros y en el que participan 20 universidades. "Lo centraremos en la comarca de A Limia y se trata de fomentar la biodiversidad de microorganismos en los suelos agrícolas. Que las bacterias hagan sus funciones para que los suelos estén más contaminados", explica el investigador Francisco Rodríguez Rajo. El trigo, la patata o los vinos son sectores que se beneficiarían de los resultados de investigación.