TECNOLOGÍA

Una ‘startup' ourensana logra el premio a la mejor de Galicia

Brookesia trabaja en la inminente comercialización de una pulsera inteligente de gran calidad-precio.

Una ‘startup' ourensana logra el premio a la mejor de Galicia

Brooband es la respuesta ourensana al bum de los llamados wearables, o pulseras inteligentes. Un grupo de emprendedores constituyó en 2013 Brookesia, una empresa que desde entonces ha trabajado en el diseño y producción de una pulsera "que sea útil y mejore las condiciones de vida del usuario", explican.

José Antonio Velo, Diego Regueira, Marcos Civeira, Óscar Barba y Pablo Rodiz son los padres de la 'criatura'. Con sede en la Tecnópole, Brookesia ha combinado las habilidades emprendedoras, de márketing y de ingeniería de estos jóvenes empresarios para aupar su proyecto de pulsera inteligente, que acaba de lograr el premio a la mejor startup gallega, que concede el Clúster TIC Galicia, después de haber logrado varios premios en convocatorias nacionales y continentales de emprendimiento.

La clave de su éxito, relatan, tiene que ver con la búsqueda de las carencias de los demás wearables del mercado. "Todos son cerrados, es decir, las empresas desarrollan dispositivos inteligentes que solo funcionan con sus propios desarrollos y solo cumplen un objetivo específico, casi siempre enfocado a la biométrica y a las notificaciones del móvil o la tableta", explican los integrantes de Brookesia. Frente a los meros contadores de frecuencia de sueño, podómetros y pulsómetros, esta pulsera 'made in Ourense' se presenta como "abierta, al margen de la necesidad total de usar más de un dispositivo, con lo que el usuario se evita un gasto enorme".

Esta 'apertura' de Brooband tiene como clave una plataforma de aplicaciones específicas para la propia pulsera, "a través de la que cualquier desarrollador puede implementar soluciones útiles para el día a día, ya sean de ocio, de eventos o de trabajo", explican. Otra de las grandes novedades de la pulsera inteligente ourensana es la capacidad de poder ser empleada como herramienta de pago, empleando una emergente herramienta por la que un dispositivo de cobro identifica la tarjeta por el simple contacto de la pulsera.

La producción de Brooband está en fase de conclusión. Su empresa desarrolladora tiene previsto comercializarla "entre marzo y mayo de 2016", a un precio que buscará "la mejor relación de calidad-precio que existe actualmente en el mercado".