HISTORIA

La Universidad de Alicante pone sonido a la emigración

El proyecto "Devuélveme la voz" comenzó con un legado de grabaciones de Radio París.

Adelita del Campo (izda.) junto a otra locutora, en la redacción de Radio París.
Adelita del Campo (izda.) junto a otra locutora, en la redacción de Radio París.
La Universidad de Alicante pone sonido a la emigración

El franquismo y la transición española son algo más épocas gracias al portal "Devuélveme la voz", un proyecto de la Universidad de Alicante para la reconstrucción de nuestra historia por medio de material sonoro, principalmente radiofónico.

Se trata de un archivo sonoro y un portal temático online con textos explicativos, imágenes, vídeos y documentos que contextualizan los audios con la realidad de su tiempo y de las propias emisoras, accesible desde www.devuelvemelavoz.ua.es a cualquier usuario. A la colección se han integrado fondos sonoros de emisoras tanto del exterior de España (que generalmente se escuchaban en nuestro país de forma clandestina) como del interior, con toda su riqueza de matices.

El punto de arranque comenzó con el fondo Ramírez/del Campo de “Radio París”, una importante emisora del exilio, donado a la Universidad de Alicante por dos de sus más célebres locutores y sus herederos, Julián Antonio Ramírez y Adelita del Campo. Posteriormente, se han incrementado hasta los cinco fondos sonoros actuales y dos grabaciones sonoras.

Además de la labor de difusión y contextualización histórica, hay otra parte muy importante de conservación y preservación del patrimonio audiovisual. En la actualidad, hay muchas grabaciones sonoras registradas en soportes de todo tipo que están en riesgo de desaparición por la degradación del material en el que fueron grabados.

En medio del catálogo de material, "Devuélveme la voz" incluye en su archivo dos grabaciones vinculadas a la delegación parisina de La Región Internacional, el mayor proyecto de carácter internacional de este diario, puesto en marcha en 1966, del que se hizo eco Radio París.

En la España franquista, con un control informativo total dentro de nuestras fronteras, el poder escuchar emisoras que venían del exterior suponía una forma de estar realmente informado y de contrastar las noticias que ofrecían los medios de comunicación españoles.