La ruina dificulta recuperar la 
mina de Vilanova

El Inorde apremia la creación de la ruta europea de las explotaciones de wolframio

Ruinas de las oficinas de las minas de wolframio de Vilanova (A Veiga).
Ruinas de las oficinas de las minas de wolframio de Vilanova (A Veiga).
La ruina dificulta recuperar la 
mina de Vilanova

El plan para recuperar la riqueza patrimonial de las minas de wolframio explotadas en la primera mitad del siglo XX y el legado y paisajes mineros se enfrenta a serias dificultades. Presentado el año pasado en el Instituto Europeo de Itinerarios Culturales del Consejo de Europa, con sede en Luxemburgo, debe afrontar la ruina generalizada de las explotaciones. Este es el caso de las explotaciones de Vilanova (A Veiga), que fueron trabajadas entre 1918 y 1952.

El Inorde (Instituto Ourensán de Desenvolvemento Económico), uno de los socios del programa internacional, advierte del problema que suponen el ruinoso estado de las minas, el elevado coste que supondrán las intervenciones o el difícil acceso a las minas. Todas estas circunstancias aconsejan actuar de inmediato. El progresivo deterioro causado por el tiempo, las condiciones meteorológicas y su alta desprotección amenazan a los restos existentes.

El proyecto liga recursos todavía existentes a la memoria histórica y a un alto valor ambiental de los espacios cercanos, libres de contaminación y susceptibles de desarrollar múltiples actividades, según la tesis del Inorde. La solicitud de la declaración como Itinerario Cultural Europeo busca captar nuevos perfiles de turistas y diversificar la oferta de A Veiga.

Entre las actuaciones previstas, están la creación de un museo histórico, con la maquinaria y fotos y paneles explicando su funcionamiento y confeccionar una exposición sobre el wolframio.

Tras más de 15 años de investigaciones y propuestas, Antonio Peña "Cholo", autor del libro “As minas de wolframio de Vilanova (1918-1952)", mantiene las esperanzas de conseguir la restauración de las minas. “Lo peor que podemos hacer es dejar perder la memoria de lo que ocurrió en un sitio. La memoria, buena o mala, debemos recuperarla; la buena, para continuar con la acción; la mala, para no seguir su ejemplo”, dijo. Un segundo programa, este promovido por el IGME (Instituto Geográfico Minero de España) y denominado “Atlanterra”, también busca recuperar el patrimonio industrial del wolframio en Vilanova. Primó dos proyectos: la locomóvil (máquina de vapor) y una canción minera que cantaban las mujeres cuando se dirigían a la mina.