ANIVERSARIO

San Xoán de Río festeja los 103 años de una vecina de Seoane

La celebración estuvo sobradamente justificada pues esta vecina cumplió 103 años, una edad nada despreciable a la que llegó con una salud envidiable.

Carmen López, Leonides Gómez y Serafín Mur.
Carmen López, Leonides Gómez y Serafín Mur.
San Xoán de Río festeja los 103 años de una vecina de Seoane

Una vivienda de Seoane (San Xoán de Río) acogió ayer la fiesta que el pueblo tributó a Leonides Gómez Losada. La celebración estuvo sobradamente justificada pues esta vecina cumplió 103 años, una edad nada despreciable a la que llegó con una salud envidiable. Lo confirmaron su hija, Carmen López, y u nieto Serafín Mur.

Esta mujer centenaria tiene claro el motivo de su longevidad: "Traballei moito e duro". Insistió en esta razón, pero quizá no fue la única. También pudo influir la alimentación: "Comín de todo". La homenajeada explicó que, cuando trabajaba en el campo, solo se sentaba a la mesa para cenar después de dar de comer al ganado y acostar a sus hijos. Únicamente después de haber finalizado las tareas se sentaba ante un trozo de pan, tocino, dos chorizos y una botella de vino. "Todas las noches bebía una botella de un litro de vino", aclaró. Tras la cena llegaba el sueño recuperador: "Dormía como unha santa", comentó.

Hoy en día, los tiempos son muy distintos y, si bien goza de una salud que muchos desearían para sí, los años no pasan en balde. Ahora, esta vecina de Seoane precisa de alguien que la acompañe para salir a caminar. "Se me levan por unha man salgo. Son moi vella", explicó. Aunque las fuerzas vayan menguando, no sucede lo mismo con su inquietud. Es por ello que dedica buena parte del tiempo a tricotar, una labor que nunca olvidó.
Su marido falleció cuando ella tenía 50 años, por lo que tuvo que sacar adelante a sus tres hijos. Hoy, también tiene seis nietos.