ECONOMÍA CIUDADANA

El “cajero Bitcoin” llega a Galicia en plena fiebre de la criptomoneda

Un Bitcoin tiene un valor en el mercado de 2.035 euros

El primer cajero de bitcoins de Galicia estará instalado en Vigo, en el paseo peatonal del Calvario.
El primer cajero de bitcoins de Galicia estará instalado en Vigo, en el paseo peatonal del Calvario.
El “cajero Bitcoin” llega a Galicia en plena fiebre de la criptomoneda

No hay tertulia económica en la que uno de los ponentes acabe citando el bitcoin. Esta criptomoneda está de moda y lo demuestra el cambio de la moneda comunitaria. Para comprar un bitcoin hay que desembolsar 2.035 euros. Esta fiebre llega a Galicia con la apertura en Vigo del primer cajero que permitirá la compraventa de esta divisa digital tan preciada como llena de misterios. Como curiosidad, se pueden hacer operaciones de hasta mil euros sin cita previa y no es necesario identificarse en el proceso. Para cantidades superiores hay que rellenar una ficha de registro.

Este local funciona como una tradicional casa de cambio, ya en desaparición tras la entrada en vigor del euro. El usuario llega al establecimiento y puede adquirir o vender bitcoins. Se consulta el precio del mercado y se le añade una pequeña comisión, que es el negocio de la franquicia, según explica Miquel Pavón, CEO de la empresa. Del mismo modo, pueden hacerse envíos de uno a otro monedero Bitcoin. En todo caso, para estas operaciones es necesarios llevar encima el teléfono móvil.

Esta no es la única moneda digital que comercializan en la tienda. También se puede adquirir una criptodivisa de segunda generación, Ethereum, que aunque comparte alguans similitudes con Bitcoin, también tiene sus diferencias. Está más orientada a ser una moneda de consumo y permite automatizar pagos condicionados. Por ejemplo, si se quiere pagar recibos, permite decidir el día y el gasto máximo admitido sin autorización previa.

Bitcoin utiliza un sistema de prueba de trabajo que simula el “minado” de materias primas como el oro. Los “mineros” de Bitcoin dedican sus recursos de tiempo, energía y capacidad de procesamiento de sus ordenadores para resolver un determinado desafío criptográfico complejo. El sistema está diseñado para premiar con un número predeterminado de bitcoines al “minero” que da con la solución a este problema matemático. De este modo se producen los bitcoines, de una forma descentralizada y al margen de los Bancos Centrales controlados por los gobiernos.

Hay un límite de 21 millones de monedas Bitcoin, al que aún no se ha llegado, por lo que cada vez su precio subirá más, al ser un bien escaso con cada vez más demanda.

Además, las transacciones en el sistema de Bitcoin se realizan de forma directa entre los particulares, sin la necesidad de ningún intermediario. A diferencia del resto de las monedas como el dólar, el euro o el yen, Bitcoin no se encuentra respaldada por ningún gobierno ni depende de la confianza en ningún emisor central, sino que se basa en el trabajo distribuido de los integrantes de la red, tanto para el “minado” de las monedas como para la posterior validación de las transacciones entre participantes.

La crisis económica y la desconfianza en el sector financiero impulso en un primer momento esta moneda, aunque ahora vuelve a la palestra por el uso que de ella hacen grupo criminales que se aprovechan del anonimato que aporta esta divisa para sus operaciones de extorsión.