ECONOMÍA CIUDADANA

El ecosistema emprendedor creó en Galicia 2.200 empresas en tres años

El desarrollo de la actividad emprendedora se ha convertido en un objetivo primordial de la economía gallega y española.

El ecosistema emprendedor creó en Galicia 2.200 empresas en tres años

El ecosistema de fomento del emprendimiento del sur de Galicia ha dado como resultado la creación neta de más de 2.200 empresas en la comunidad en los últimos tres años. El desarrollo de la actividad emprendedora se ha convertido en un objetivo primordial de la economía gallega y española. En los años duros de la crisis, a nivel nacional, hasta un 27% del tejido empresarial se ha ido quedando por el camino. 

El ecosistema gallego aúna cada vez más a más organizaciones que suman por arropar al emprendedor. Junto al IGAPE, y su Unidad de Apoyo al Emprendedor, podemos enunciar, entre otros muchos, a las Cámaras de Comercio, entidades asociativas empresariales o sociales y otros entes como puede ser la Zona Franca de Vigo, que en conjunto son creadores de un ecosistema cada vez más rico y complejo.

La sinergia de las entidades tienen como fin ayudar a los emprendedores para el desarrollo de sus proyectos de forma exitosa. La oferta a los nuevos empresarios abarca una gran cantidad de productos y ayudas, que van desde incentivos económicos a fondo perdido a ayudas en forma de tutela y apoyo técnico. También debemos tener en cuenta la red de infraestructuras creadas a medida de los futuros empresarios: hablamos de parques empresariales como los fomentados desde la Zona Franca, con la ubicación de naves terminadas;  o de la oferta de suelo bonificado a medida de cada demanda de  proyecto industrial. 

La red de viveros de Cámaras de Comercio, con seis centros oferentes en Galicia, aglutina una oferta adecuada  para quien necesita un espacio físico sin coste elevado. También ayuntamientos y organismos de la Xunta promueven este tipo de proyectos.

A ello, debemos sumar programas de acompañamiento, de mentoring o de aceleración, como el caso del programa Vía Galicia o Factory Auto, nacidos del acuerdo de la Xunta de Galicia y Zona Franca, y que han obtenido la consolidación de 100 empleos en 80 proyectos. La especialización es una exigencia de ecosistema exitoso, como puede ser Conecting for Good Galicia, colaboración entre Xunta y Vodafone o de la aceleradora Galicia Open Future, en acuerdo entre el gobierno gallego y Telefónica, por la que han pasado 150 proyectos en tres años, dedicadas a la especificidad de proyectos en el campo TIC. Por otra parte, un ecosistema emprendedor biotecnológico se desarrolla en Lugo y Ourense con 11 empresas incorporadas.  Otro ejemplo es el proyecto Ignicia, que hasta el año 2020, y con un presupuesto de siete millones de euros pretende ser el catalizador de 30 proyectos promovidos por procesos de investigación gallegos. 

Es necesario destacar la alianza en Galicia de la Escuela de Organización Industrial y del Igape, que con un presupuesto de 4,8 millones está desarrollando seis aceleradoras en espacios del rural gallego como son Xinzo de Limia o Celanova y en el que ya cuenta actualmente con 155 emprendedores. Este programa que se suma a los de Galicia Rural Emprende y de acción rural que con un presupuesto de más de 3 millones de euros pretenden diversificar la producción del medio rural y fijar población. Las apuestas de empredimiento surgen, en fin, en donde hay un deseo de emprender.