CREANDO MARCA

La riqueza protegida por la Unesco en Galicia recibe 1.500.000 visitantes

Galicia es tierra de historia y cultura y así se refleja en cada esquina de su territorio, pero además esos valores son fuente de atracción para el turismo. En lo que va de año, Galicia ha superado los 3.000.000 millones de visitantes, de los cuales, la mitad han estado recorriendo los espacios protegidos por la Unesco. Este dato refleja el potencial de este tipo de producto turístico, que se puede ver incrementado notablemente con los nuevos espacios candidatos a protección

La riqueza protegida por la Unesco en Galicia recibe 1.500.000 visitantes

Recientemente hemos conocido la noticia de que la Xunta reactiva la candidatura de la Ribeira Sacra a Patrimonio de la Humanidad, uniéndose así al proyecto de igual candidatura de las Islas Cíes, mejor dicho, del Parque das Illas Atlánticas. Ambos proyectos son un paso más para reconocer el potencial medioambiental de los dos espacios naturales y, en último caso, un reconocimiento al potencial ambiental de Galicia. 

La comunidad ya conoce la repercusión mundial de alcanzar la protección de la Unesco en el caso de espacios protegidos culturales. En especial en el último año, el 2016, dicha protección ha sido ejemplo de éxito turístico sin precedentes, con más de 1.300.000 visitantes solo en la ciudad Patrimonio de la Humanidad, Santiago de Compostela. Son datos históricos que previsiblemente serán superados a lo largo de este año. 

La Unesco otorga el título Patrimonio de la Humanidad o Patrimonio Mundial a lugares singulares que han sido propuestos y confirmados para su inclusión en la lista mantenida por el Programa Patrimonio de la Humanidad, administrado por el Comité del Patrimonio de la Humanidad, compuesto por 21 Estados miembros a los que elige la Asamblea General de Estados Miembros por un periodo determinado. 

Pueden recibir la declaración bosques, montañas, lagos, cuevas,desiertos,edificaciones, complejos arquitectónicos, rutas culturales, espacios culturales o ciudades completas.  

El objetivo del programa es catalogar, preservar y dar a conocer sitios de importancia cultural o natural excepcional para la herencia común de la humanidad. 

Esta titulación fue fundada por la Convención para la cooperación internacional en la protección de la herencia cultural y natural de la humanidad, que posteriormente fue adoptada por la conferencia general de la UNESCO el 16 de noviembre de 1972. Desde entonces, 193 Estados Miembros han ratificado la convención.

Actualmente, este club selecto está formado por 1.073 lugares, de los cuales 832 son culturales, 206 naturales y 35 mixtos, distribuidos en 167 países.  Italia lidera la lista, con 53 localizaciones, seguida de China (52 sitios), y España, que ocupa el tercer lugar con 46 lugares, seguida de  Francia (43 espacios, Alemania (42), India (36) y México (34). 

La comunidad de Castilla y León, con ocho localizaciones es actualmente la región del mundo con mayor número de espacios protegidos como Patrimonio de la Humanidad, superando la Toscana italiana y la Lombardía, que poseen seis cada uno. 

Esta declaración, con el paso del tiempo, se ha convertido en un instrumento fundamental para la conservación in situ de la biodiversidad. La declaración de un territorio como espacio protegido internacional, según el Convenio para la Protección del patrimonio Mundial, Cultural y Natural de UNESCO es un acto de gran representación ya que de facto significa que la pérdida de este espacio sería considerado por la humanidad como que “el deterioro o la desaparición de un bien del patrimonio cultural y natural constituye un empobrecimiento nefasto del patrimonio de todos los pueblos del mundo”. 

UNESCO EN GALICIA

Galicia cuenta actualmente con cuatro espacios protegidos como bien cultural. Las cifras de visitantes a estos emplazamientos muestran el enorme potencial de atracción turística de este tipo de lugares singulares. 

La ciudad vieja de Santiago de Compostela, con su catedral al frente, el año pasado atrajo a cerca de 1.350.000 turistas, a lo que debemos sumar cerca de 300.000 peregrinos que alimentan con sus pasos la segunda figura cultural protegida de Galicia, el Camino de Santiago. Una marca que permite a la capital gallega y a la comunidad en particular batir récords de turistas nacionales e internacionales en el  año 2016  y muy probablemente en este año. A su vez, permite al aeropuerto alcanzar su mejor cifra de viajeros de la historia.  La Torre de Hércules, declarada Bien de Interés Cultural en el año 2009, fue el último en alcanzar la titulación. El año 2016 ha recibido la visita de 120.735 turistas, la mejor cifra de los últimos cuatro ejercicios. La muralla de Lugo declarada Bien Cultural en el año 2000, recibe de media anual, en su centro de interpretación, a cerca de 35.000 personas año. Estas cifras muestran el efecto de la distinción de la UNESCO sobre los espacios de Galicia.

Las futuras declaraciones de espacios protegidos completarían una oferta de turismo cultural con la visita a espacios naturales singulares a nivel mundial. Reforzando el atractivo de Galicia y creando espacios singulares que ayuden al desarrollo del turismo de costa y sobre todo del interior de Galicia. Un espacio con menor desarrollo económico que con la llegada de la declaración puede aspirar a doblar o triplicar el número de turistas mejorando la riqueza del territorio. En todo caso, dichos espacios deben recibir los cuidados y protección adecuados para asegurar su herencia futura.