BEBER

Martín Códax, espumoso con larga crianza

Las uvas proceden de una de las fincas emblemáticas de la bodega cambadesa: Pé redondo, base de operaciones de la mayor parte de los experimentos en viticultura y vinicultura que realizan

Martín Códax, espumoso con larga crianza

Acaba de llegar al mercado. La Festa do Espumoso de Salvaterra sirvió de presentación en sociedad de este nuevo espumoso gallego que viene de la mano de Martín Códax. La bodega ya había lanzado en 2014 su Alba Martín, un extra seco con nueve meses de crianza en rima, al mismo tiempo que otra de sus bodegas del grupo, Adegas Galegas, recuperaba la marca Danza, de bodegas Galiciano de Valdeorras, para elaborar un brut monovarietal de Albariño de O Condado.

La nueva línea cambia de concepto y de estrategia. Se trata de una edición limitada a diez mil botellas que utiliza como vino base un Albariño de la vendimia de 2015. Las uvas proceden de una de las fincas emblemáticas de la bodega cambadesa: Pé redondo, base de operaciones de la mayor parte de los experimentos en viticultura y vinicultura que realizan. 

El proceso comenzó con una vendimia seleccionada y adelantada, escogiendo los racimos que se encontraban en mejores condiciones para la tipología de elaboración que iba a seguir después. Los espumosos, como los champagnes, cavas y espumantes, buscan siempre uvas sanas, limpias y con un punto de juventud que les permita trabajar con valores de acidez y grado alcohólico adecuados para que el vino base se pueda someter luego a la segunda fermentación en botella. Pero antes de llegar a ella, el vino se mantuvo durante tres meses en depósito con sus lías.

En el caso que nos ocupa, se trata de un espumoso seco, con una adición de 18 gramos de azúcar por litro en el tiraje. A la fermentación en botella le siguió una crianza en rima durante 18 meses. El tiraje fue en febrero de 2016 y el degüelle el pasado mes de octubre.

Un espumoso al que la crianza le ha dado cuerpo y cremosidad, gracias a la acción de las lías, pero que no ha perdido para nada el carácter inicial de su toque fresco y juvenil. 

Todavía es pronto para juzgarlo porque seguramente mejorará de forma considerable así que pasen unos meses, porque el degüelle ha sido todavía muy reciente. Su larga crianza, por otra parte, también garantiza una larga y positiva evolución en botella.