RIBEIRO, IMÁGENES CON HISTORIA

La miss Orense de 1933 visita Ribadavia

Marujita Gómez Iglesias fue elegida miss Orense en 1933

Miss Orense, sentada, en el centro, durante su visita al Club Artístico.
Miss Orense, sentada, en el centro, durante su visita al Club Artístico.
La miss Orense de 1933 visita Ribadavia

Los primeros días de febrero de 1933 Orense, igual que otras capitales gallegas, se preparaba para la elección de la miss local, título que por unanimidad recayó en  Marujita Gómez Iglesias. Dicha designación la convertía en la representante de la ciudad en el concurso para la elección de miss Galicia que iba a celebrarse en Vigo. Con las miras puestas en el certamen, se le organizó a la guapa oficial una apretadísima agenda de trabajo, que incluía audiencias con las autoridades y visitas a los medios de comunicación. El Alcalde, Gobernador Civil y Presidente de la Diputación le dispensaron atentas recepciones, haciendo votos por su triunfo, igual que en el encuentro con la prensa, siendo agasajada por los redactores de La Zarpa, Galicia y La Región, donde su director, señor Outeiriño, le entregó un ramo de flores. Finalizó este recorrido en los estudios de Radio Orense, instalados en el bazar Puga y desde sus micrófonos Marujita dirigió un saludo cordial y de agradecimiento efusivo al pueblo de Orense.

El día  de la marcha hacia Vigo se organizó en la Plaza Mayor una caravana que escoltó a miss Orense hasta los límites del ayuntamiento y según la hoja de ruta prevista, se paró en la capital del Ribeiro donde, como recuerda el semanario El Ribadaviense, acompañada por su hermano y el periodista José Rodríguez, redactor de El Pueblo Gallego, llegó a las dos de la tarde, siendo recibida por un estruendoso ruido de bombas y una ansiosa muchedumbre, entre la cual figuraba la niña Lolita Freijido, quien ataviada con el traje regional le hizo entrega de un ramo de flores.

Fue en san Juan, entonces llamada Plaza de Fermín Galán, donde se apeó del lujoso automóvil para dirigirse al Ayuntamiento y allí don Santiago García Rey, el alcalde, le dio oficialmente la bienvenida, deseándole los mejores resultados en el próximo “encuentro” que entre bellas se efectuaría en la ciudad olívica.

El almuerzo fue en “La Parra”, donde la señorita Gómez Iglesias y su séquito fueron atendidos con la profesionalidad de siempre por el señor Casasnovas. Concluido el ágape fue invitada por el Club Artístico, siendo recibida por su presidente don Siro Alonso y en el salón, con un lleno hasta la bandera, se sirvió en su honor café, champagne y cigarros. Allí se hicieron brindis por el éxito de nuestra paisana y siguiendo el itinerario tras una cordial despedida, a las cuatro y media de la tarde salió para Vigo, en donde al día siguiente, a  las doce horas, será seleccionada en el Tamberlick la belleza de Galicia.

En dicha gala salió elegida miss Galicia Emilia Docet Ríos, viguesa de nacimiento, que llegaría a miss España ese mismo año, siendo la primera gallega en obtener dicho título, pero la orensana había dejado en muy buen lugar el pabellón, por lo que se le organizó un regreso entusiasta. La primera parada fue en Ribadavia, a donde se habían trasladado en varios coches numerosos admiradores de la hermosa vecina. Aquí, una vez más, la sociedad Club Artístico la agasajó y organizó un baile en su honor, que estuvo muy concurrido y animado. Una vez finalizado se dirigieron a la capital, deteniéndose unos instantes en Barbantes, donde fue vitoreada y aplaudida. 

La llegada a la ciudad se anunció con una salva de bombas, entrando el auto de miss Orense por el Progreso,  donde la aguardaban cientos de personas que no cesaron de aplaudirla. Lo mismo que a la ida, fue recibida en el ayuntamiento y posteriormente en el Gobierno Civil, donde don Juan González Alonso, el gobernador, tuvo para la belleza frases de elogio.

La fotografía de Chao que ilustra este artículo nos muestra en el salón noble de la sociedad ribadaviense la mesa presidencial en la que figuran Lola Fernández, la niña Lolita Freijido, Jesús Freijido, la miss Marujita Iglesias, Siro Alonso y Edita Fernández, tras ellos y de pie están entre otros, las hermanas Isabel, Mª Luisa y Ceferina Fernández junto a una sonriente Milucha Giráldez.
Ese 1933, como ya señalamos, Emilia Docet salió elegida miss España. En mayo realizó una visita a Ribadavia de la que no existe ningún documento gráfico, que pretendía ser de incógnito pero al ser reconocida en el establecimiento hostelero donde se encontraba, se propagó la noticia y fue tal la afluencia de gente que acudió para ver a la miss nacional, que el piso de La Parra se vino abajo con el correspondiente susto y la alarma en toda la Villa. Los heridos, en su mayoría leves, fueron atendidos en las boticas locales las de don Carlos y don Tomás. 

De aquella multitud lastimada salió indemne un preadolescente, Paco García Márquez, quien resguardado en el hueco del balcón observó atónito la “desfeita” y hoy, recuperado del arrepío, desde sus envidiables 96 años recuerda con nitidez meridiana que cuando tenía 13 abriles conoció en Ribadavia a la mujer más guapa de España.