MONTEDERRAMO

Aparecen nuevos miliarios olvidados en Montederramo

El historiador Xabier Moure lamenta el abandono del rico patrimonio existente en varias aldeas

Miliario convertido en machón de la rústica puerta de acceso a una finca de Cadaval.
Miliario convertido en machón de la rústica puerta de acceso a una finca de Cadaval.
Aparecen nuevos miliarios olvidados en Montederramo

Miliarios como soporte de una puerta, rellenando el muro de una 'palleira', como asiento de la leña almacenada e incluso uno roto, pegado con cemento y convertido en un macetero. Esta es la imagen que se encontró el historiador Xabier Moure el pasado fin de semana, cuando se desplazó a la aldea de Cadaval, en la parroquia de Covas, y a la de Vigueira de Abaixo, de la parroquia limítrofe de Nogueira. Allí pudo comprobar el uso que los vecinos dan a varios miliarios de los que, según señala Xabier Moure, "apenas se ten coñecemento a pesares da súa importancia para coñecer o trazado da vía romana que ía de Braga a Astorga e que pasaba polo concello de Montederramo".

En la aldea de Vigueira, Moure comprobó como un miliario completo forma parte de la pared de un pajar. "Está colocado de forma invertida e coa maioría das letras enterradas e metidas na parede, o que dificulta a súa lectura; así e todo, sabemos que está dedicado ao emperador Constante".

En esta misma aldea de Vigueira, Moure comprobó que hay otro miliario que está reutilizado como machón de una puerta de acceso a una finca. Colocado de forma invertida, como el anterior, está dedicado al empresador Marco Aurelio Carino y data aproximadamente de entre los años 283-285 después de Cristo.

En la deshabitada aldea de Cadaval, estaban documentados dos trozos de miliarios y uno completo. Señala Moure que uno de los trozos servía de soporte a una viga de madera en una cuadra, "pero esta derrumbouse e xa non se sabe onde pode estar". El segundo trozo está junto a la puerta de una casa abandonada. Tiene un agujero en la parte superior y estaba roto, por lo que fue unido con cemento y en la actualidad se usa como maceta.

Sin embargo, el hallazgo que más llamó la atención a Xabier Moure fue un miliario que estaba documentado formando parte de la jamba de la puerta de un pajar. El dueño les comentó que hace poco lo habían retirado, para ampliar la construcción y lo habían trasladado con una grúa al patio de la vivienda, donde se encuentra tirado en el suelo y cubierto de leña. Afirma el historiador que se llevó una gran sorpresa cuando el propietario de la vivienda le dijo que el miliario "estaba todo escrito" en la parte que descansaba sobre la tierra, ya que siempre se creyó que carecía de inscripciones. "Este é un dato inédito, pois sempre se creeu que carecía de inscrición", por lo que puso el hecho en conocimiento del Servicio de Patrimonio, para que se acerquen a Cadaval con los medios necesarios para poder comprobar lo que pone, ya que el miliario mide dos metros de alto y su diámetro es de 45 centímetros y es muy difícil de mover.

Tras su visita a Cadaval y Vigueira, Xabier Moure, vio la necesidad de alertar sobre la situación de abandono y olvido en la que se encuentra este rico patrimonio, "correndo ademáis o risco de que padeza, de forma fortuíta ou intencionada, máis agresións das que xa padeceu", concluye el historiador.