REPORTAJE

Cáritas, agencia de empleo con alma

Cáritas Ourense consiguió empleo a 62 personas en 2017 a través de su programa de orientación  laboral, por el que han pasado 582 personas desempleadas. Lorena, Edilio y Oumy son tan sólo tres ejemplos, pero hay más.

Lorena Cillero, Edilio Álvarez y Oumy Ndao.
Lorena Cillero, Edilio Álvarez y Oumy Ndao.
Cáritas, agencia de empleo con alma

En la presentación de la memoria de Cáritas se dio a conocer que durante el pasado año, un total de 62 personas encontraron un empleo gracias a su servicio permanente de acogida y orientación laboral, por el que han pasado 582 personas desempleadas para orientación laboral y 354 se capacitaron en alguno de los cursos de formación.
Además, el Centro de Reincorporación Social y Laboral, que persigue la reincorporación social y laboral de personas sin hogar que solicitan respuestas de alojamiento y de apoyo a la inclusión social activa a través de un acompañamiento educativo intenso,  atendió a 15 personas (13 hombres y dos mujeres), y un total de cinco residentes consiguieron un empleo y, con ello, su autonomía.

Óscar Diéguez, responsable del equipo de coordinación de programas de Cáritas, señala que "el perfil de las personas que atendemos son parejas con hijos y cuyos empleos, de 700 u 800 euros, sobre todo si ella o él carecen de trabajo, son insuficientes para cubrir las necesidades". A esto se une otro grupo cada vez más creciente: "El de personas solas, mayoritariamente hombres, que han superado los 45 años y que durante los últimos 20 trabajaron en la construcción, por ejemplo, y ahora se encuentran sin familia y con pocas posibilidades de trabajo; ese perfil ha aumentado muchísimo. 

A ellos se unen otros perfiles, como el de Lorena Cilleros, de 29 años y con una niña de ocho años a cargo. Cáritas le dio una segunda  oportunidad, después de perder casa e hija y ser golpeada por su propia familia. "Ahora tengo de nuevo a mi hija, un piso que me puso Cáritas y trabajo", señala.
Edilio Álvarez llegó a Ourense procedente de Venezuela hace cuatro meses. Se le acabó el dinero y tuvo que acudir a Cáritas, que le ofreció su vivienda de reincorporación sociolaboral "y me facilitó conseguir trabajo en un call center, con lo que podré traer aquí a mi mujer y mis dos hijos, que tuvieron que quedarse allí".

La bolsa de empleo doméstico le sirvió a Oumy Ndao para conseguir su trabajo actual "y poder permanecer en Ourense", en lugar de tener que regresar a su país de  origen. 
Tres empleos y tres vidas recuperadas; una agencia de colocación con alma.


Los protagonistas


20180526184833217_result

Lorena Cilleros (Ourense, 29 años) : "Llegó un momento que me vi ahogada, echada de casa por mi familia, con una niña de ocho años y sin trabajo. Acudí a Cáritas por necesidad, pero me dieron la oportunidad de hacer un curso de atención sociosanitaria y conseguí unas prácticas y después un empleo en la residencia Santa Marta. Cáritas me ha dado esta nueva oportunidad".

20180526184832655_result

Edilio Álvarez (Venezuela, 38 años): "El pasado 31 de enero llegué a Ourense procedente de Venezuela, donde dejé a mi mujer y mis hijos. Tenía poco dinero y tuve que acudir al comedor de Cáritas, que me acogió en uno de sus pisos, al tiempo que  me puso en contacto con la empresa Unitono, con la que llevo casi tres meses trabajando; no puedo estar más agradecido a ambos".

20180526184831905_result

Oumy Ndao (Senegal, 30 años): "Llegué a Ourense desde Senegal en 2011, pero no fue hasta este año que pedí ayuda para conseguir un empleo y me lo consiguieron rapidísimo, la verdad; estoy interna  atendiendo a una señora mayor en el centro. Estoy muy agradecida porque, aparte de mantenerme aquí, tengo que mandar dinero todos los meses a mi madre".