SEGURIDAD VIAL

Un ciclista denuncia a 49 conductores por adelantar sin guardar la distancia

Los detectó en dos mañanas en un trayecto de 46 kilómetros por la N-120 

Moure, con pruebas por las que documentó las denuncias.
Moure, con pruebas por las que documentó las denuncias.
Un ciclista denuncia a 49 conductores por adelantar sin guardar la distancia

La Jefatura Provincial de Tráfcio registró de una vez 49 denuncias por adelantamientos a ciclistas sin guardar la preceptiva distancia de seguridad. El denunciante, Carlos Moure, presidente de la Fundación ADO Moure pro Deporte, reunió en sólo dos mañanas, en apenas hora y media, las pruebas necesarias para acreditar las denuncias administrativas. Para ello, instaló en su manillar una pequeña cámara de vídeo que grabó a todos aquellos vehículos a motor que lo adelantaron en la N-120, entre Ourense y Os Peares, si respetar los 1,50 metros de distancia con respecto al ciclista. El artículo 85 del Reglamento General de Circulación establece que en los adelantamientos deben respetar una distancia lateral de 1,5 metros a todos los peatones, animales y ciclistas. Esta infracción , catalogada de grave, está penalizada con una multa de 200 euros.

Las 49 denuncias pudieron ser más, según aclara Moure, pero "sólo cogió los casos más flagrantes". Todas ellas hacen referencia a adelantamientos indebidos en un trayecto total de 46 kilómetros (ida y vuelta). En algunos de las infracciones detectadas, el ciclista asegura que los turismos pasaron "a no más de 25 centímetros" de su bicicleta. La norma exige 1,50 metros como mínimo, dando la opción a invadir el carril contrario y rebasar un línea continua. En cambio prohíbe adelantar a otro vehículo con línea discontinua si de frente circula un ciclista, conceptos que “muchos conductores desconocen”.

La acción de Carlos Moure se circunscribe a una campaña puesta en marcha hace un mes y medio por la fundación que preside para animar a los amantes del deporte de las dos ruedas a dar cuenta de todos aquellos comportamientos que atentan contra su seguridad pero con pruebas (imágenes de vídeo). "En las denuncias voluntarias el problema radica en aportar las pruebas ya que sino es la palabra de uno contra otro", asegura el denunciante.

Pese a que los aficionados a las bicicletas aseguran que los adelantamientos indebidos son una de las infracciones más habituales que sufren en las carreteras, no tiene reflejo en las multas de la Dirección General de Tráfico. En total, en estos cuatro últimos años apenas se tramitaron en todo el país 300 denuncias por no respetar la distancia de seguridad con respecto a los ciclistas. Una cifra que, según explican los colectivos ciclistas, está muy alejada de la realidad de su día a día.

Carlos Moure cree que una cifra tan baja tiene mucho que ver con la dificultad para detectarlas por los agentes, de ahí la importancia del uso de cámaras de vídeo incorporadas en las bicicletas, que se pueden adquirir por sólo 35 euros.