CRÓNICA

Cómo comer sano y divertido

Los usuarios de la residencia Casa Grande, perteneciente a la Fundación San Rosendo, se desplazaron al colegio Terras de Maside para ayudar a los alumnos a elaborar un menú saludable

Los usuarios de la residencia Casa Grande ayudan a elaborar brochetas de fruta a los alumnos del colegio Terras de Maside.
Los usuarios de la residencia Casa Grande ayudan a elaborar brochetas de fruta a los alumnos del colegio Terras de Maside.
Cómo comer sano y divertido

Alumnado de Primaria del colegio Terras de Maside recibió la visita de un grupo de usuarios de la residencia Casa Grande, perteneciente a la Fundación San Rosendo, para elaborar un menú saludable. 

Con gorros de chef y delantal, pequeños y mayores prepararon brochetas de fruta bañadas en chocolate caliente que degustaron en las instalaciones del colegio. "Hoxe é un día grande para min", dice emocionado José González, de 86 años, mientras enseña a los menores cómo cortar un kiwi. "E para nós tamén", le replica Alexis Quintela, de cinco años. "Encántame que os maiores veñan ao colexio e nos conten historietas. É moi divertido", añade el menor. "Agora somos tres veces rapaces", apunta  Manuel López, de 73 años. "Estou axudándolles a pelar a froita para que non se manquen", explica este mecánico jubilado.

Además, los participantes disfrutaron de una actuación de la cantautora coruñesa María Xosé Silvar, conocida artísticamente como SES, que interpretó la canción "Labregha Berghantiñana". La cantante quiso también compartir su experiencia personal con las personas mayores. "É transcendental.  Eu non sería quen son se non tivese aprendido a cantar da xente que realmente conservou algo moi valioso como é a nosa cultura galega".

Romper estereotipos y favorecer el entendimiento entre los diferentes grupos de edad es uno de los objetivos de esta iniciativa."É moi positivo para os nosos usuarios porque lles dan moita calidade de vida e alegría. Ademais, seguen en contacto coa sociedade que os rodea. Gústalles moito", explica la educadora social de la residencia Casa Grande de Maside, Vanesa Villar. 

Con anterioridad, el alumnado se desplazó hasta el centro de mayores para entrevistar a los usuarios. "Nenos e nenas que cursan ESO foron á residencia para facer, por grupos, unha historia de vida a varios dos residentes. Despois, escribiron uns relatos", apunta Villar. Por su parte, la directora, María José Rodríguez, recuerda que los mayores son los encargados de cuidar del huerto escolar durantes las vacaciones estivales. "Hai 15 días fomos a aprenderlle aos rapaces a plantar cebolas e tomates na horta", indica Carlos Vázquez. 
Desde la dirección de la residencia también organizan talleres de manualidades y gerontogimnasia para aumentar la capacidad física y motora de los residentes.

El encuentro intergeneracional se enmarca del proyecto Experiencia activa, una iniciativa de envejecimiento puesta en marcha por la Fundación San Rosendo y el diario La Región contando con el patrocinio del Grupo Inditex. 

Carlos Vázquez - 70 años

"Aínda que non teño netos, gústanme moito os nenos. Hai uns días plantamos xuntos tomates e cebolas na horta".

Lucrecia Valencia - 79 años

"Está muy bien interactuar con los niños. Es una actividad divertida, aunque reconozco que me cansan pronto".

Luz González - 69 años

"Pasámolo moi ben cos cativos. Son uns inocentes...! Eu doulles consellos e ensínolles o que sei".

José González - 86 años

"Oxalá nos poideramos mover coma eles. A min encántame pasar o rato con cativos do colexio e contarlle vivencias".