PROTESTA

Convertirán la casa de Reza en ‘museo' para evitar su derribo

La iniciativa, que comienza hoy, se acompaña de una manifestación de rechazo a la demolición

Interior de la vivienda afectada, un diseño de vanguardia ideado por el arquitecto Fernando Blanco.
Interior de la vivienda afectada, un diseño de vanguardia ideado por el arquitecto Fernando Blanco.
Convertirán la casa de Reza en ‘museo' para evitar su derribo

Una exposición dentro de la propia vivienda afectada. Buena parte del elenco artístico de la ciudad hará esta tarde visible de este modo su rechazo al derribo de la vivienda unifamiliar de Rosa Alonso y Miguel Fernández, en la parroquia de Reza, previsto para este jueves.

Numerosos artistas y personas vinculadas al mundo de la cultura, entre los que se encuentran Mani Moretón, Buciños, Baldomero Moreiras, Juan Manuel Lazcano, Acisclo Manzano, Santiago Lamas, José María Pérez Álvarez "Chesi", Manuel Moldes o Sula Repani, entre otros, participarán en esta acción reivindicativa, que dará comienzo a las 19,30 horas y que incluirá una manifestación en la zona para parar lo que consideran una "brutal agresión".

Los organizadores, que realizaron un llamamiento a la ciudadanía para que se sume al acto, han trasladado desde hace varios días su apoyo a los propietarios de la vivienda, a la que califican de "obra señera de la arquitectura ourensana", y han solicitado su inclusión en el inventario de patrimonio cultural edificado del Concello.

El abogado de la familia afectada, Antonio Feijóo, trasladará hoy al Concello una batería de iniciativas para intentar frenar la demolición, mientras los propietarios se mantienen firmes en su decisión de no abandonar su vivienda.

Esta orden de derribo tiene como origen un conflicto de licencias de ocupación que se remonta a 1992. Por aquel entonces, el Concello había aprobado la planteada por Rosa Alonso y denegado la de un vecino, el denunciante, en virtud a informes técnicos que impedían la edificación a menos de 50 metros, tal como establecía el PXOM por entonces vigente.

Posteriormente, éste sí obtuvo un permiso por parte de la comisión provincial de Urbanismo de la Xunta, tras lo que exigió anular la licencia de esta vivienda ya edificada, puesto que está a menos de 50 metros de distancia de la suya.

Por el momento, la familia afectada ha conseguido retrasar la demolición, que estaba inicialmente prevista para el 28 de mayo. Además de la casa, obra del arquitecto Fernando Blanco Guerra, la parcela tiene árboles bicentenarios que serán arrancados.