Cronología del suceso en el Mercadona de As Lagoas

Un joven entró a un supermercado del barrio ourensano con un arma camuflada. La Policía lo detuvo instantes después de que disparase cuatro disparos a la galería de entrada y al techo

Un policía investiga uno de los impactos del arma.
Un policía investiga uno de los impactos del arma.
Cronología del suceso en el Mercadona de As Lagoas

escoUn joven, vecino de Ourense, entró alrededor de las 14,00 horas al supermercado Mercadona del barrio de As Lagoas con un arma camuflada entre una chaqueta que portaba.

Los clientes realizaban sus compras cuando el joven, que padece problemas mentales, sacó la escopeta de caza de dos cañones paralelos y realizó dos disparos el pasillo donde están expuestas las galletas, según dos empleados. Tras realizar los dos primeros disparos el joven se dirigió hacia la salida/entrada del local. Los clientes y los empleados del establecimiento escucharon los disparos y actuaron hacia la salida del local o se protegieron entre los pasillos.

Entre los clientes del local se encontraba Carlos Pérez, Policía Nacional, que estaba de servicio y portaba su arma. "Pregunté a los empleados que estaba pasando y no me pudieron contestar. Estaban muy nerviosos", explica el agente.

Los empleados llamaron a la Comisaría de Policía mientras Carlos Pérez se identificaba como agente y advertía al joven para que bajase el arma: "Disparó en mi dirección". El joven volvía a disparar, tres patrullas de la Policía Nacional llegaron a las puertas del local y se  parapetron en los coches advirtiendo a los peatones: "Apártense".

Una mujer que estaba comprando admitió que "estaba en mi mismo pasillo". Esta clienta también asegura que "gritó algo en árabe".

Los agentes de la Policía Nacional entraron para detener al joven y quitarle el arma. El peligro había pasado y las ambulancias llegaron para atender a los clientes y empleados que estaban dentro del local. Los llantos y la preocupación de familiares, amigos y vecinos emocionaron tras la salida de todas las personas que se encontraban en el interior del supermercado.

Tras quince minutos, a las 14:15 horas, la Policía detenía al joven que mantenía su silencio en las dependencias policiales sin ápice de arrepentimiento. El individuo arrestado, que residía desde hace unos seis meses en la zona, solía acudir desde hace meses a comprar habitualmente al supermercado, según los vecinos.

Después del suceso, las explicaciones y los testimonios de los allí presentes fueron una pieza fundamental para la investigación de los agentes sobre lo sucedido.