ESTAFA

Fingía tener influencias en el PP para estafar a 18 personas, en Ourense

La delincuente, que fue detenida, ofrecía puestos de trabajo en la Administración a cambio de dinero

La sede del PP, donde la detenida cursó su alta como militante.
La sede del PP, donde la detenida cursó su alta como militante.
Fingía tener influencias en el PP para estafar a 18 personas, en Ourense

Una vecina de la ciudad, Mónica A. F., de 44 años, natural de Suiza, fue detenida por la Policía Nacional como presunta autora de un delito de estafa continuado con 11 victimas, tras supuestamente ofrecerles un falso puesto de trabajo en la Administración a cambio de dinero. La estafadora, según fuentes policiales, obtuvo 60.000 euros durante los últimos siete años.

Su modus operandi tiene múltiples similitudes con el caso conocido como "el pequeño Nicolás, dado que la detenida se hacía pasar por  "mano derecha" de altos cargos del PP, incluidos los presidentes Alberto Núñez Feijóo y Manuel Baltar Blanco, para captar a las víctimas.

La Policía Nacional sospecha que hay más víctimas  -de las 18 que ya tiene identificadas, 13 presentaron denuncia-, pero que no dan a conocer su caso por temor a represalias y consecuencias legales.

 La detenida, que su mueve en un coche de alta gama, valorado en más de 80.000 euros, según pudo saber este periódico, formalizó su alta como militante en el PP y después aprovechó la presencia de sus dirigentes para fotografiarse con ellos, instantáneas que utilizaba para dar credibilidad a su imagen ficticia de ser la "mano derecha" de altos cargos populares.

Los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) comprobaron durante la investigación que la detenida,  además se daba a conocer como trabajadora de los altos cargos,  utilizando tarjetas de visita y documentos con membretes del PP y de las administraciones públicas. Esto último le permitía entablar una relación de amistad con las víctimas, a las que, según las mismas fuentes, aconseja y se interesa por su familia, creando así un vínculo efectivo para conseguir que fueran más manipulables. Algunas  de las víctimas residen en Suiza y a otras les devolvió el dinero tras descubrir el engaño. Entre los afectados hay varios miembros de una misma familia.


Petición de crédito


Las cantidades entregadas por algunos de los afectados, en algunos de los casos, según fuentes, policiales suponían todos los ahorros, llegando alguna de los afectados a pedir un crédito para hacer frente al pago.

El PP anunció ayer que se personará como acusación particular en el proceso judicial contra la detenida. Lo hizo en palabras de su secretario xeral en Ourense, Rosendo Fernández,  que expresó su "rechazo absoluto" a los hechos, argumentado que “o Partido Popular sempre tomará as medidas máis contundentes que poña ao seu alcance a lei contra aquelas persoas que, en nome das nosas siglas, tenten perpetrar accións ilegais en beneficio propio”. 

Rosendo Fernando mostró solidaridad con cada una de las víctimas, recordando que los servicios jurídicos ya están trabajando en el asunto al entender que el "PP é unha víctima máis" 

El alcalde de Os Blancos, José Manuel Castro, se percató a principios del verano de que una persona estaba ofreciendo trabajo en nombre del PP.  "Recibín varias chamadas  informandome de que unha muller rubia se paseaba por o polígono de San Cibrao ofrecendo traballona la Administración"apuntó el regidor, recalcando que la ahora detenida se presentaba como mano derecha de los cargos políticos. "Eu pedín unha explicación, porque de ser así, que se ofrecera traballo a cambio de diñeiro, eu dábame de baixa. Dixéronme que eso era falso, un bulo, e deixei morrer o conto", añadió Castro. 


Diversa documentación y tres teléfonos


Mónica A.F. quedó en libertad tras prestar declaración en el juzgado de guardia, aunque en calidad de investigada por 11 delitos de estafa. Su abogado, Jorge Álvarez, recordaba este martes que en las instalaciones judiciales se acogió a su derecho a no declarar al estar el caso bajo secreto de sumario y desconocer las actuaciones que llevó a cabo la Policía.  

La investigada, según fuentes policiales, no está afiliada a la Seguridad Social. Durante un registro en su domicilio, los agentes se incautaron de documentación referente a movimientos bancarios, curriculos, fotocopias de documentos, informes médicos, ingresos de dinero realizados a mano de diferentes personas, un total de 4.880 euros y tres móviles.