EDUCACIÓN

Los estudiantes también aprenden a ser solidarios

APES pone en marcha una iniciativa conjunta con reclusos de Pereiro

Un grupo de alumnos frente a bicicletas en miniatura.
Un grupo de alumnos frente a bicicletas en miniatura.
Los estudiantes también aprenden a ser solidarios

Prevenir, reinsertar y educar. Esos son los tres pilares básicos sobre los que se asienta el proyecto solidario e innovador que la Asociación para a Prevención da Exclusión Social (APES) ha puesto en marcha con el sugestivo nombre de "Cadeas solidarias". Estudiantes, reclusos y bicicletas son los tres elementos básicos para llevar a cabo esta iniciativa. El objetivo, según explicaron desde APES, es ofrecer a los alumnos, con edades comprendidas entre los 13 y 16 años, "una experiencia de voluntariado social como parte de su formación como ciudadanos activos, comprometidos y responsables".

El proyecto consiste en "elaborar un mecanismo entre los distintos agentes implicados con el fin último de dar una nueva vida a un lote de 20 bicicletas infantiles", señalan desde la Asociación. Además, resaltan que " los arreglos se llevarán a cabo por uno de los grupos de personas reclusas voluntarias con los que trabajamos, los del centro penitenciario de Pereiro de Aguiar."

Según APES, esta será la manera de que “Cadeas solidarias” se conviertan en un trabajo "real" en cadena, en el que "los eslabones utilizados son la escuela, la prisión, la administración pública, la entidad social y la comunidad".

Durante la presentación del proyecto, que tuvo lugar recientemente en el Espazo Xove, la orientadora del colegio Concepción Arenal contó las experiencias que en asuntos de voluntariado llevan a cabo con la asociación y animó a otros colegios a participar. Entre los planes para el futuro ya se acordó organizar también una campaña de captación de fondos que permita la compra del material necesario para arreglar las bicicletas.

Metodología

Para llevar a cabo esta iniciativa escolar se utilizará una metodología de aprendizaje-servicio, para lo que será necesario contar con el trabajo del profesorado de los centros, al ofrecer una forma diferente de afrontar las clases con el fin de potenciar el aprendizaje desde una perspectiva "activa y participativa que fomenta valores prosociales", además de afianzar los conocimientos curriculares, señalan desde APES, cuya coordinadora es Raquel Crespo.

“Cadeas solidarias” se llevará a cabo hasta el mes de junio, fecha en la que en un intercambio de experiencias, los centros participantes, Concepción Arenal, Luis Vives y Divina Pastora, darán a conocer como fue el desarrollo del proyecto en cada uno de los colegios y también desvelarán el destino de las bicicletas.

Entre los fines últimos de esta labor solidaria es poder crear una red de centros educativos y recursos de la ciudad interesados en sumarse a una acción solidaria. Ahora, los jóvenes alumnos deberán trabajar duro en todo este proceso que incluye desde la recaudación de fondos hasta la logística para la entrega de las bicicletas, pasando por la entrega final a entidades de acción social.