SANIDAD

Las farmacias, en alerta por la "grave" falta de medicinas

Lo que era un problema "temporal" se ha convertido en algo prácticamente normal en Ourense 

 

Una farmacia en el centro de la ciudad, ayer.
Una farmacia en el centro de la ciudad, ayer.
Las farmacias, en alerta por la "grave" falta de medicinas

 "Vienen un día y otro, y otro, y la situación va a peor. Hay un problema grave y hay que decirlo". Así se expresa la titular de una farmacia de la avenida de Portugal de Ourense, Eugenio López Abella, que advierte de una situación muy complicada en cuanto a una correcta suministración de medicamentos a los ourensanos, siguiendo una estela generalizada a nivel nacional.

Ya hace un par de meses, este periódico había avanzado problemas puntuales con algunos medicamentos, como el Adiro, que toman cientos de ourensanos. Esto, que se atribuyó en su momento a un problema puntual, se ha extendido a decenas de medicamentos, y ha llevado al colectivo farmacéutico a pedir soluciones. 

"Siempre ha habido falta temporal de medicamentos, por problemas puntuales en fábrica, pero lo de ahora no había pasado nunca", señala el presidente del Colegio de Farmacéuticas y titular de una farmacia en O Bolo, Vicente Jairo Álvarez.

"Esta semana hice la hoja de pedido, y de siete páginas, ¡cuatro, sí, sí, cuatro no se podían pedir por problemas de suministro en el laboratorio", indica Abella. Quieren hacer visible el problema, sobre todo para calmar el ánimo de unos pacientes que acuden a diario para ver si hay solución. 


"Va a más"


"La preocupación va a más", señala el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Vicente Jairo Álvarez, y titular de una farmacia rural, en O Bolo. Faltan los medicamentos más baratos y más básicos, y desde este colectivo lo atribuyen a los bajos precios que impone el Ministerio de Sanidad y que hace que los laboratorios europeos prioricen mercados como el portugués o el francés, donde pueden sacar más rentabilidad. "El Adiro está aquí  a 1,30 y e vende a cinco euros en Portugal", indica a modo de ejemplo el líder de los farmacéuticos. 

"El Adiro lleva ya más de cuatro meses aquí y se repuso una vez con cuatro cajas, cuando yo solo tengo a 200 que lo toman", añade este titular de la farmacia de O Bolo.