ECONOMÍA LOCAL

Las grandes empresas recuperan su actividad tras diez años de crisis

Industrias agroalimentarias o auxiliares del automóvil crecen en pedidos gracias en su mayoría al mercado exportador 

Las grandes empresas recuperan su actividad tras diez años de crisis

Las grandes empresas ourensanas, sobre todo en el sector industrial, parecen haber dejado atrás los peores años de la crisis. Textil, industrias extractivas, sector agroalimentario, tecnológico o auxiliares de la automoción han visto fortalecer su cartera de pedidos o ampliado sus redes comerciales. En el sector de la moda, Sociedad Textil Lonia (Purificación García y Carolina Herrera) lleva adelante un ambicioso plan de expansión internacional, que incluye la apertura de más de una treintena de tiendas este año en Hispanoamérica. Es aquel continente uno de los objetivos de las empresas del sector. Roberto Verino, que mejoró sus ventas un 8% el año pasado, con 142 puntos de venta en España, ha hecho cuatro aperturas en México en el último ejercicio. Adolfo Domínguez, por su parte, creció un 3% el pasado año, acaba de abrir una tienda en Moscú, prevé otra en Sidney. De todos modos, el proceso de fusión de marcas anunciado por la compañía comporta suprimir un centenar de empleos.

En cuanto a la construcción, Copasa sigue potenciando su presencia internacional, que ya representa casi el 60% de su cartera de negocio. La empresa, que superó el reto de la construcción del AVE en Arabia Saudí, ha puesto sus ojos en Argentina y forma parte de un consorcio para aspirar a contratos de infraestructuras por valor de 6.000 millones de euros, aunque la crisis financiera del país austral puede aguar sus expectativas.

Por el sector agroalimentario, Coren sigue potenciando las ventas en Asia, con Japón como principal mercado receptor, superando a Gran Bretaña, y vendiendo allí más de 32 millones de euros. La cooperativa gallega cerró un ejercicio de 2017 con 1.033 millones de euros facturados, creciendo un 8,6% sobre 2017.

El grupo Arnoya, con intereses en tres denominaciones de origen vitivinícolas, exporta el 30 % de su producción y anunció a comienzos de este año que plantaría en dos o tres años medio millón de metros cuadrados de viñedo. Aceites Abril sigue mejorado sus indicadores de ventas y a nivel internacional está ya en 30 países de los cinco continentes.

En industrias extractivas, más allá de la pizarra, cabe destacar la actividad de Cupa Stone, que ha incrementado sus ventas de granito a Estados Unidos un 28% el año pasado, lo que supone duplicar la media española, que el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) cuantificó en el 12%.

La producción industrial también ha sorteado el bache y alguna de sus principales firmas aseguran su futuro. Coasa, de componentes aeronáuticos, sigue trabajando para Airbus, sobre todo para el modelo A350, que ya supone casi el 40% de su carga de trabajo. En un año han hecho piezas para cien aparatos de este modelo. Las auxiliares de automoción se garantizan carga de trabajo gracias a que las ventas siguen su ritmo creciente. El grupo Hispamoldes, Incalplas, Megatech, Faurecia, ACS o Cie Galfor forman parte de una estructura industrial que abastece de piezas de diferente material a marcas como el grupo PSA, grupo Volkswagen, Mercedes, Nissan o Renault. Al menos una decena de empresas del gremio fabrican componentes para la automoción y, en menor medida, para el sector aeronáutico.

Este escenario coincide con un repunte en la ocupación laboral. La industria aglutinaba el pasado mes de marzo a 15.575 trabajadores, la mejor cifra de los últimos cinco años, con un crecimiento leve, pero sostenido todos los ejercicios.